IN FERNEM LAND

ONE OF MY ONE (I): Let’s Face the Music and Dance


Avui no tinc gaire temps, però feia dies que volia deixar aquesta escena absolutament memorable de la història del cinema musical.

La pel·lícula Follow The Fleet (1936) i el número Let’s Face The Music and Dance

La fantàstica música de Irving Berlin i ells dos, Fred Astaire i Ginger Rodgers. Un tractament del blanc i negre prodigiós i un ball senzillament insuperat. Deixeu-vos endur per la música, per la cançó i quan Fred Astaire invita a Ginger Rodgers a seguir-lo en el ball, Inferlendaires, reclinatori i pell de gallina. L’emoció del cinema musical en estat pur, aquesta és l’escena que m’agrada més, ex aequo amb un altre que us proposaré aviat i que serà el One of my One (II). És clar que per arribar a la perfecció varen fer falta 23 tomes.

Què ho gaudiu com jo en aquest moment, i quan llencen la cama i tiren el cap enrere fent el pas que els porta fora d’escena, aixequeu-vos, aplaudiu i traieu els mocadors, és absolutament sensacional.

Què tingueu un gran dia!

Si no podeu veure el vídeo directament a la pantalla premeu aquí

8 comments

  1. Preciosa la canción, una de mis preferidas, gracias.
    Y fantástico el baile.

    Cada vez que vemos en la tele esos espasmódicos bailes de salónq ue se llevan ahora, que parecen gimnasia, mi tx y yo nos preguntamos: ¿es que en esas academias de baile jamás han visto a Ginger y Fred? ¿Es que no saben lo que es elegancia?

    Gracias de nuevo, Ximet

    M'agrada

  2. A queer one (Julie Jordan)

    Gracias por esto. Exquisito.
    Yo de hecho descubrí esta canción en Pennies From Heaven. Es maravillosa. Os copio la letra:

    There may be trouble ahead
    But while there’s moonlight
    And music
    And love
    And romance…
    Let’s face the music and dance!

    Before the fiddlers have fled,
    Before they ask us to pay the bill
    And while we still have the chance…
    Let`s face the music and dance!

    Soon
    We’ll be without the moon
    Humming a different tune
    And then…

    There may be teardrops to shed,
    now, while there’s moonlight
    And music
    And love
    And romance
    Let’s Face the music and dance!

    (la canción dice algo así como que vale, que seguro que en el futuro habrá amargura, pero ahora, aquí con la luna y el romance, hagamos frente a la música y bailemos. Bailemos antes de que los violinistas se esfumen y nos hagan pagar la cuenta, bailemos mientras todavía tengamos ocasión. Pronto estaremos sin la luna, tarareando un tema distinto y entonces habrá momento para las lágrimas, pero ahora….)

    Una obra maestra de Berlin, esa combinación de tristeza y goce.

    En la misma línea, Change Partners, más divertida, más apropiada a una situación real, igual de elegante.

    M'agrada

  3. Judit

    Ohhhh… espereu, que m’aixugo les babes… A mi algú em fa ballar així i em desfaig directament. Certament el Drum Crazy és més espectacular, però creieu-me, ballar aquest ritme tan lent amb aquesta (fingida) ingravidesa és molt més difícil. L’elegància personificada, sens dubte.

    M'agrada

  4. colbran

    Este hermoso drama-baile es la danza más importante de todas las que ejecutaron juntos Astaire y Rogers a lo largo de 10 películas y no volverían a estar a un nivel casi similar hasta que interpretaron su último film juntos: “The Barkleys of Broadway” (aquí “Vuelve a mí”) donde tenían dos números memorables :”Swing trot” y , sobretodo, “They can´t take that away from you”, tema de Gerswhwin que ya habían interpretado en “Shall we dance” (1937).
    Así como bailando “Cheek to cheek” en “Top hat” tuvieron problemas con las plumas del vestido de Ginger Rogers que se iban soltando del vestido e inundando el suelo y hasta las narices de Fred Astaire, a lo largo de sus evoluciones de baile, con el vestido que usaba la Rogers en este número que nos ha regalado Ximo tamíén los hubo. Para que en los giros el vestido mantuviera su horizontalidad añadieron plomo en la parte extrema inferior del mismo y a cada giro que daba Ginger le iba dando golpes a las piernas de Fred, quedando éste lleno de morados y si se tiene en cuenta el altísimo número de repeticioes, para conseguir la máxima perfección, nos podemos hacer una idea del dolor que tuvo que soportar Astaire y que en la pantalla ni lo percibimos.
    Yo creo que Fred Astaire tuvo muy buemas parejas en el cine, las mejores, y a él se debe, aparte de a los coreógrafos, que dichas parejas quedarán tan brillantemente potenciadas en las películas y muy pocas (quizás unicamente Cyd Charisse) brillaron con tanta intensidad cuando lo hacían solas.
    No obstante, su pareja por antonomasia fue Ginger Rogers y creo que nadie puede dudarlo. Fred aportaba la elegancia, la pulcritud, la eficiencia y la suavidad y Ginger su femineidad, su toque de humor (con aquella mirada azul a vueltas de todo), su disciplina y un poco de sensualidad. Juntos quedaban perfectos.
    Afortunadamente el DVD nos los ha devuelto intactos y con calidad fotográfica y musical mejorada, gracias a las remasterizaciones. Podremos disfrutar por mucho tiempo de unas danzas y unas canciones que no se han mejorado.

    M'agrada

  5. Roberto

    Una pareja irrepetible, bailando una estupenda coreografía para una maravillosa canción. ¡Qué más se puede pedir! Releyendo el texto que nos ha facilitado “A queer one” aún tiene más sentido el homenaje que de esta secuencia cinematográfica hacía Herbert Ross en la también extraordinaria “Pennies from heaven”, aunque Steve Martin y Bernadette Peters no se puedan comparar con los originales.

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: