IN FERNEM LAND

La Norma Desmond de Betty Buckley


El 8 d’agost de 1994 al Adelphi Theatre de Londres vaig conèixer a Betty Buckley.

Feia un any que s’havia estrenat l’espera’t musical d’Andrew Lloyd Webber, per aquells anys prolífic compositor de musicals i empresari, ara tan sols lo darrer.

A l’estrena mundial del 12 de juliol de 1993 i va assistir Billy Wilder, el mític director de la pel·lícula amb el mateix nom i protagonitzada per Gloria Swanson. Wilder va ser força diplomàtic, però va deixar entreveure que no li havia agradat gaire, tot elogiar la tasca de la LuPone.

No tothom va estar d’acord amb l’actuació de l’estrella i el musical es va aturar per un curt període de temps i va reaparèixer amb Betty Buckley protagonitzant la Norma Desmond.

Lloyd Webber en una època ja una mica ranci en inspiració melòdica, que és el màxim que ha aportat al gènere, bellíssimes melodies, va idear un espectacle grandiloqüent, decadent i sobretot al servei d’una grandíssima diva que amb veu, això si, s’ha de demostrar que a part de ser una gran actriu que bàsicament ha d’imitar constantment a la Swanson, ha de cantar i demostrar carisma i potencia vocal.

Recordo com absolutament atònit vaig rebre la veu de la Buckley baixant la immensa escala que travessava tot l’escenari.

Quan va acabar la primera ària, son veritables àries el que canta la Desmond en aquest musical, “With One Look“, tot el teatre es va posar en peu aturant l’espectacle. No ho havia vist mai i no ho he tornat a veure.

La Buckley amb una veu una mica engolada i nasal, molt característica, el que fa que s’identifiqui un cop l’has sentit una vegada, en feia una absoluta creació. Va ser tant gran l’impacta que jo crec que durant molt temps va romandre com l’actuació més estel·lar que he vist mai sobre un escenari de teatre musical, potser encara ho és.

Sunset Boulevard, malgrat ser el musical que te el rècord de venda anticipada a Broadway abans de l’estrena va acumular pèrdues. Un dels motius principals va ser el fet que Lloyd Webber va haver de pagar una suma importantíssima de diners a Patti LuPone, al ser-li rescindit el contracte i l’estrena a Broadway, que finalment va anar a càrrec de Glenn Close que havia triomfat clamorosament a Los Angeles abans d’arribar a New York. Un altre actriu que va rebre una suma important de diners, sense fer ni un dia l’espectacle va ser Faye Dunaway, que havia de substituir a la Close a Los Angeles, però sembla ser que no encertava una nota.

Altres intèrprets destacades han estat Elaine Paige, Petula Clark o Rita Moreno.

Sembla ser que la versió cinematogràfica la farà Glen Close tot i que es volia que fos Barbra Streisand.

Com veieu sempre estem parlant de grans noms, que sense cap mena de dubte, aporten un grau suplementari de glamour a un espectacle que impressionava més per l’imponent escenografia i complexa moviment escènic, que per la música, que tot i ser en molts moments inspiradíssima, li manca més coherència discursiva i més variació temàtica.

Sunset Boulevard ja havia estat un projecte que Sondheim havia estudiat i sembla ser que va arribar a escriure música per la primera escena, però Wilder li va dir que Sunset no podia ser un musical, que havia de ser una òpera. A Sondheim se li va demanar fer la música per un remake de la pel·lícula que havia de protagonitzar la Lansbury, però va rebutjar-ho novament.

Finalment Lloyd Weber va obtenir els drets per fer el musical. Ara us deixo les dues “àries” de la Norma Desmond, l’ària d’entrada, la esmentada “With One Look“, quan li recrimina al periodista que acaba d’entrar a casa seva i no sap qui és Norma Desmond, tota una declaració de principis d’una star del cinema mut, que tan sols amb una mirada, sense necessitat de parlar, és capaç de transmetre l’emoció.

La segona ària, un dels moments més emocionants del espectacle i punt d’inspiració per el que LLoyd Webber va voler fer el musical, és la visita de Norma Desmond als estudis de la Paramount i un tècnic de llums, la reconeix i li llança un raig de llum. L’estrella decrepita i oblidada torna a brillar amb “As if We Never Said Goodbye“.

Moments inoblidables de l’actuació de la Buckley que us ofereixo, provinents d’un concert en directe dedicat a Broadway i celebrat el 21 de setembre de 1999.

La Buckley va debutar a Broadway amb un fracassat espectacle de Leonard Bernstein, 1776 on cantava l’únic hit “He plays the violin”. Òbviament i desprès de la correcció del amic Roberto haig de rectificar l’errada. 1776 va obtenir, sobretot a Broadway, un sonat èxit amb les cinc nominacions als Tony’s i 1217 funcions des de el 16 de març de 1969 (data de l’estrena) i el 13 de febrer de 1972, data de l’última funció. El compositor no va ser Bernstein, si no Sherman Edwards, que també va escriure les lletres i del llibret se’n va fer càrrec Peter Stone. A l’any 1997 es va fer una reposició d’aquest musical a Broadway.

A l’any 1982 va interpretar la que per alguns ha estat la millor Gryzabella de Cats, obtenint el Tony.

A l’any 1985 va protagonitzar The Mystery of Edwin Drood, el musical de Rupert Holmes basat en l’obra de Dickens.

Un any més tard va protagonitzar el show de Lloyd Webber, Song and Dance.

A l’any 1988 va ser la mare de Carrie, en el musical de Michael Gore, llibret de Lawrece D,Cohen i lletres de Dean Pitchford. Va aguantar 5 representacions.

A l’any 1994 li arriba la Norma Desmond a Londres i després a Broadway.

Finalment a l’any 1997 va protagonitzar Triumph of Love amb música de Jeffrey Stock i llibre de James Magruder i lletres de Susan Birkenheard. Basada en l’obra de Mariveaux. No va ser el fracàs estrepitós de Carrie, però va durar tan sols 85 representacions.

21 comments

  1. A queer one (Julie Jordan)

    Supongo que con los años me voy haciendo menos anti-Lloyd Webber que en los 90, pero todavía tengo sentimientos encontrados. En aquellos tiempos, había dos bandos irreconciliables, y es verdad que la música de Lloyd Webber, con todo su empaque, carece de peso dramático (no sabe caracterizar a partir de la música, aunque el personaje de la Desmond puede parecer una excepción). Sobre todo Lloyd Webber carece de ironía, que es crucial en el estilo Broadway. Todo es pumba pumba, mira que bonito. Y de habilidad para trabajar con letristas. Tim Rice era un espléndido dramaturgo y buen letrista pero uno escucha atentamente Evita y Jesucristo Superstar y parece que trabajasen en habitaciones separadas (según los rumores esto es bastante cierto). Y Rice fue el mejor letrista que tuvo. Lo del Fantasma de la ópera es demencial. Nada casa. Y lo de Cats tuvo la suerte de que el letrista estaba muerto. Pertenece a una tradición que no es la del musical de Broadway y jamás lo ha entendido. Antes me picaba cuando ponían El fantasma de la ópera como ejemplo de “musical”. Ahora no, pero sin duda pertenece a una tradición distinta. Y muy distante.

    Me gusta escuchar Sunset Boulevard, pero dicho esto lo veo como un animal muy distinto a los musicales de Broadway. Y creo que se mueve más hacia la opereta trash, que no debe nada a otras tradiciones que confluyen en Broadway en los cuarenta. También tiene, para una cosa tan grande, poquitas canciones, que se repiten. Y son poco características: Lloyd Webber, a diferencia de Sondheim, sólo conoce un registro. Dicho todo esto, nadie como la Buckley para las arias del show (que por otra parte otras muchas hicieron de maneras muy efectivas), y son canciones que funcionan bastante bien. Una de mis preferidas es The Perfect Year, que recuerdo en una versión pop y asocio a un gimnasio del Soho donde iban chaperos… Y This Time Next Year es una de las que todos los años me viene a la cabeza en año nuevo.

    Sobre Betty Buckley, de acuerdo. Es maravillosa (os sigo recomendando la canción de Elegies, que es una obra maestra). Le reprochan mis amigas (y las de la tiende Dress Circle) que no siempre hace el tipo de programa que gusta a los fans (basta ver el DVD del Donmar). Esto no tiene nada que ver con el budismo, simplemente que se ve como una “artista” y no como una diva y prefiere colaborar con Kenny Warner a enfrentarse a una orquesta. Pero, claro, la cabra tira pal monte. Un rumor que parece cierto es que cuando envió sus versiones de Sondheim al compositor en los noventa, éste dijo que no le gustaban NADA. A pesar de lo cual en su último disco Quintessence, sigue haciéndolas. En cambio, cuando olvida el arte y va de diva, como en los conciertos de Londres (que vi) y el del Carnegie Hall (con esa portada tan divina) no hay nadie que se le pueda comparar.

    Y como trauma de adolescencia, la recuerdo como la madrastra-Mary Poppins Abby de Con ocho basta… Ahí hay una historia

    M'agrada

  2. Roberto

    Ximo, me parece que te equivocas. “1776” es un musical con 5 nominaciones a los Tony Awards de los que ganó el de mejor musical en el 69 y la música y letra es de Sherman Edwards, es un musical masculino por excelencia y el papel que estrenó Betty Buckley, en el cine lo hizo Blythe Danner. Yo la ví en Londres, pero ese papel lo hacía una tal Cheryl Kennedy. En cambio un par de años después sí que la ví en Londres en el musical “Promises, promises”. La bajada de la escalera de “Sunset Boulevard” dejaba atónito a todos, ya fuera ella, Petula Clark o Patti LuPone que es la que ví yo y no acabó de convencerme. De todas las Norman Desmond que he oído me quedo con la de Glenn Close, aunque no sé como funcionará en pantalla, si es que al final se lleva al cine, pero seguro que Barbra Streissand no hubiera resultado.

    M'agrada

  3. colbran

    Yo descubrí a Betty Buckley en 1969, en el Prince of Wales Theatre, en el primer musical de Burt Bacharach “Promises, promises” (que ha mencionado Roberto), junto a Tony Roberts, donde cantaba el “hit” del momento “I´ll never fall in love again”.

    Acababa de conseguir un gran éxito con “He plays the violin” en “1776” (que estuvo en cartel en Broadway durante 1217 representaciones, aunque en Londres fue un relativo fracaso). Tenía 22 años y una voz fresquísima. A mí me gustó muchísimo aunque su personaje estaba mejor diseñado en “El apartamento”, film en el que se basa el musical. De todas maneras la obra me agradó lo suficiente como para comprarme el LP. Además la Buckley estaba acompañada por el gran actor de carácter Jack Kruschen y en un papel mini, pero muy significativo, por Donna McKechnie en sus comienzos.

    Tardaría 24 años en volverla a ver en “Sunset Boulevard”, de Lloyd Webber y entonces me maravilló. Nunca me ha emocionado tánto una intérprete de musical en “vivo”. Sentí verdaderos escalofrios en la espalda (cosa que me ha sucedido sólo un par o tres de veces en toda mi vida) producidos por la emoción y el placer que sentía escuchando a esta maravillosa intérprete. Lloré como una Magdalena (otra cosa que me ha sucedido poco ante un musical) y para mí es la mejor función que he visto de un musical. Yo no digo que sea el mejor musical de la historia pero sí el que me ha gustado más. Y he visto la tira…

    A mí la música de Lloyd Webber me gusta muchísimo y soy de los que lo defienden ante quien sea. No es necesrio rebajarlo para ensalzar a otro. Pues si en “Sunset Boulevard” hay pocos temas y se repiten, cuántos hay diferentes, por ejemplo, en “Into the woods”, “Sunday in the park with George”, “Passion”, “Assasins”, “The frogs”,… y que conste que todas estas obras, con excepción de los dos primeros títulos que considero muy poco conseguidos (aunque con algunaS canciones memorables), me interesan y me gustan (en especial Passion”)?.

    Por lo visto, la inspiración le ha abandonado, pero Lloyd. Webber tiene en su haber unas cuantas decenas de canciones extraordinarias y ,aunque sus obras son más óperas que musicales, ocupa un lugar destacadísimo dentro del género musical, diferenciándose notablemente del musical hecho en Broadway, con una personalidad totalmente destacable. Supongo que los innumerables años en cartel de sus obras tanto en Londres como en Broadway deben contar algo. Cuántos compositores pueden decir lo mismo? O es que sólo es bueno lo que dura escasos días en cartel o a lo sumo algún mes y la gente es imbécil y va SOLO a ver lo malo, como, por ejemplo, “Les miserables (yéndome a otro compositor).

    Betty Buckley es sensacional y aunque ahora cuenta casi 61 años aún puede interpretar algún papel nuevo adecuado a su edad, para volver a deleitarnos y asombrarnos.

    M'agrada

  4. Estic d’acord i amb desacord amb tots vosaltres.
    Lloyd Webber no és el compositor de qualitat i referència com ho pot ser Sondheim amb el que sempre s’intenta enfrontar i desconec el motiu.
    Lloyd Webber ha fet emocionar a molta gent, malgrat que els seus musicals siguin extraordinàriament comercials, buits i pura parafernàlia escènica i musical. És possible que The Phantom pugui ser titllat de demencial, però ha enganxat a moltíssim gent i davant del fenomen tan sols ens queda adjectivar-lo de fàcil, comercial i d’usar i tirar, però encara sona a Broadway i a Londres. NO hi ha coherència? i que? la gent non va a veure musicals coherents, la gent normalment, va a veure musicals per evadir-se i el Phantom t’evadeix. És un camí, no l’únic, és clar.
    Sondheim juga a un altre cosa i per tan confrontar-los em sembla inútil.
    El musical ha mort. Aquest va ser el tema d’un dels primers posts d’aquest bloc.
    Malgrat tot si algú no s’ha emocionat algun cop amb Memory, Don’t Cry for me Argentina, les cançons de Sunset, Aspects o tantes de les ensucrades i emotives cançons del Baró de Sydmonton, és que té alguna patologia estranya. Un altre cosa és que el conjunt dels seus espectacles pateixin d’algunes mancances que altres tampoc ho tenen però viuen en una àuria perpètua intocable.
    El món del musical amb espectacles amb 20 temes diferents a quin millor, com els Porter, Gershwin, Berlin, Herman o Kander, etc, ja varem acordar que no tenien cabuda en el panorama actual a no ser en reposicions més o menys reeixides. Lloyd Webber es va inventar un altre model, que durant forces anys li va donar moltes satisfaccions a ell i a la legió “d’incultes” (musicalment parlant) seguidors.

    M'agrada

  5. colbran

    Fan de Sondheim = culto.
    Fan de Loyd-Webbder = inculto.
    Siempre musicalmente hablando…claro. Y por qué?

    Y fan de los dos y de tántos otros, como es mi caso?

    Agradecería aclaración.

    M'agrada

  6. Roberto

    Yo soy más fan de Sondheim que de Lloyd Weber, pero jamás me atrevería a tachar de incultos a sus fan, ya que también he disfrutado mucho algunas veces con sus musicales (Fantasma incluído) Quizás el hecho de que con cada nuevo musical tenía que superar en calidad y sobre todo en producción al anterior le ha llevado a crearse enemigos. Creo que el comentario de Ximo es bastante acertado y no hace falta irse a los extremos. Se pueden disfrutar tanto uno como otro(s) tipo(s) de musicales. P.D.: No sé si sabéis que el próximo 15 de Junio le entregan a Stephen Sondheim el Tony Award por una vida dedicada al teatro. ¡Muy merecido, por cierto!

    M'agrada

  7. Fernando

    Me gustan los musicales clásicos.
    Ni con Sondheim ni con Lloyd Webber me siento cómodo. Uno por distante, pedante y elitista, el otro por no terminar por decantarse por el musical o la ópera/opereta.
    Yo he disfrutado muchísimo con Camelot y No, no, Nanette.
    Esta claro. Esos son los musicales que me gustan.

    M'agrada

  8. A queer one (Julie Jordan)

    Colbran, no creo que nadie haya traído a colación la cuestión culto/inculto. Me parece totalmente irrelevante. Precisamente en mis clases hacemos bastante trabajo sobre lo que significa “cultura popular” y una idea que me gusta subrayar es que hay elementos ideológicos y de “estatus” en la adopción de ciertos gustos. No tiene nada que ver. Hay cuestiones de emoción, de identificación, de simples conocimientos, que van más allá de una distinción fácil entre culto e inculto. Ideologizar el gusto es nefasto y es falso. A mí me gusta Karina o Mary Poppins (por ejemplo) pero a estas alturas si alguien me tilda de inculto por ello, pues allá él (o ella, que de todo hay). Es evidente que no soy “inculto” por mucho que adore la baja cultura. Igual tengo “poco gusto” o me pueden llamar “intelectualmente perezoso” (que yo creo que tampoco, pero sería legítimo), pero inculto es otra cosa. Nada que ver.

    También estoy de acuerdo contigo y con Ximo en que no hay por qué elegir entre uno y otro. Te digo que en los noventa, en foros similares a este, era un cliché hacerlo. Pero se hacía sistemáticamente porque ambos modelos estaban en competencia (por teatros, por ventas). Hoy no compiten, se ha perdido este elemento y ya no se toma partido con tanta vehemencia.

    Finalmente, mis relaciones con Andrew Lloyd Webber son complicadas y se deben a algo que mencionáis pero que creo que no le dais tanta importancia como tiene: por una parte me emociona la música, me gustan muchas canciones; por otra, creo que su influencia (podría haber sido otro, pero fue él) fue bastante negativa. Por algunas cosas que se dicen más arriba. No es que tenga la culpa él personalmente ni nada de eso. Pero cambió el modo en que el público ve musicales y yo creo que un poco para mal. El cambio se produce a finales de los ochenta y tiene que ver con el musical como atracción turística en lugar de una forma artística (o no) dirigida a contextos próximos. Al final hay razones económicas e industriales que marcan la predominancia de el tipo de musical europeo. La explicación es larga, y la tendré que dejar para mi libro. Pero quienes escriben sobre estas cosas suelen coincidir en esto. Eso, insisto, sin tocar para nada el valor de su música como música.

    Lo que quería decir es lo siguiente: a mí me gusta el musical de Broadway por la síntesis entre teatro y música dentro de cada canción. En los mejores ejemplos, los temas caracterizan a los personajes musicalmente y verbalmente, hay un esfuerzo por pertinencia, por el uso de diversos registros que no tiene que ver sólo con la búsqueda de “lo bonito”. Y a lo que soy sensible es precisamente a la dinámica entre lo que el tema significa y los medios que se han puesto para expresar el significado. En eso (quizá SÓLO en eso, pero definitivamente en eso), Sondheim es superior a Lloyd Webber. Entre otras cosas porque se propone conseguirlo, mientras que el inglés ni lo intenta. Si escuchas las canciones de El fantasma de la ópera, te encuentras que, más allá del título, el discurso no avanza. Think of Me está llena de paja y carece de contenido. Masquerade son dos frases. Cualquier canción de Phantom es así. La canción se somete a las exigencias de la melodía y la letra es paja para mantener la melodía en marcha. Esto tiene motivos bastante fáciles de identificar: Lloyd Webber no trabaja con sus letristas, sus letristas suelen trabajar para él. Ésta es la diferencia que trataba de explicar. Veo que en definitiva esto no os parece muy importante. A mí me parece menos importante que hace unos años, pero cuando pienso que hablamos de un modelo de teatro musical pues creo que tenemos que tenerlo en cuenta. La colaboración es esencial hasta para Sondheim, que compone para situaciones dramáticas concretas, a veces teniendo en cuenta la opinión del director. Los libros sobre Lloyd Webber lo muestran como alguien que simplemente hace “sus cosas” y se presenta en el teatro con la única obsesión de que su partitura quede intacta y presentada lo mejor posible. Estas diversas maneras de trabajar tienen consecuencias. Incluso una letra de Jerry Herman (por evitar la cuestión intelectual y de esnobismo que le achacáis a Sondheim) está más trabajada y es más sustancial, dramáticamente más válida que una de, cómo se llama, Charles Hart. Herman escribe letra y música como un todo. Hace poco leí la biografía de Citron, y cuando hablamos de lo que se pone en el trabajo, de verdad no hay comparación.

    Dejando de lado valoraciones, son dos modelos de trabajo. Y dejando de lado los resultados, yo prefiero el segundo porque tiene mayor potencial para producir sustancia. Luego, claro, la cabra tira pal monte y gustarme gustarme, lo que se dice gustarme, glup! me gustan los dos.

    M'agrada

  9. BroadwayBaby

    Arribo tard (problemes amb el ADSL), però meravellat de les argumentacions d’uns i altres.
    Jo sóc menys exigent, en temes de teatre musical i si una melodia m’atrapa, doncs ja estic content.
    Altre cosa és que aprofitant el context del teatre musical, es pretengui i a vegades, però no sempre, s’assoleixin nivells d’obra mestra.
    Sondheim potser ho busca sempre i no sempre hi arriba. Passion no és un musical, és una òpera, amb moments de veritable intencitat emocional (lletra i música), però en cap cas podem comparar-la amb el Camelot que fa uns dies escoltàvem aquí, o de Anything Goes. Les regles del joc s’han canviat i potser caldria començar a pensar que no totes les obres que fa un compositor dedicat al musical, pertanyen a aquest gènere, per bé que s’estrenin a teatres de Broadway o el West End. Porgy and Bess és una òpera i es va estrenar a Broadway, no pas al MET.
    Lloyd Webber com diu A queer one (Julie Jordan), va optar per canviar les regles del joc, però d’alguna manera espectacles com The Sound of Music o Hair van traspassar el fet del musical autòcton per convertir-se en productes de consum turístic. Amb Lloyd Webber la formula es consolida, però no per això el musical deixa de ser-ho, s’ha canviat el target, simplement.
    Si parlem de qualitats està clar que els diferents factors a analitzar confereixen a Sondheim, i no és precisament predilecció personal, la pàtina culte que Lloyd Webber defuig, buscant aquest una immediatesa en el feedback entre l’escenari, el públic i la taquilla.
    En qualsevol cas les dues “àries” que Lloyd Webber li regala a la Norma Desmond, són dos autèntiques perles que qualsevol diva s’esgarraparia per tal de poder estrenar.

    M'agrada

  10. olympia

    Per què en Colbran diu que Les Misèrables és DOLENT?
    Jo l’he vista tres vegades i per mi és molt perque no viatjo massa si em comparo a molts de vosaltres. També he escoltat moltes vegades el CD. La majoria de melodies em semblen troballes.
    Quan a Sondheim és un gran melodista però reitaratiu. Per exemple If I’d loved you. Preciosa però exigiria més riquesa de la promet quan comença.
    La majoria de cançons o àries d’en Lloyd Webber em semblen vacues. Es cert que Don’t cry for me Argentina és sublim , però em temo que va ser flor d’un dia. L’he escoltat molt a causa d’aquesta ària i no he trobat el músic que m’havia atrevit a pressentir.

    M'agrada

  11. Hola Carme, benvinguda, crec que és el primer cop que ens visites.
    Bé amics, jo vaig utilitzar un cert aire irònic i provocador amb lo de “incultes”, però no s’ha acabat d’entendre. En tot cas que aquest post hagi obtingut una participació tant argumentada i selecta amb satisfà moltíssim i al cap i a la fi, em sembla que estem tots plegats, més a prop del que ens pensem.

    M'agrada

  12. colbran

    Olympia yo no he dicho en ningún momento que “Les miserables” sea mala. Digo exactamente lo contrario. Es a cuento de que “o es que sólo es bueno lo que dura escasos días…y …”, con lo que, en consecuencia, como las obras de Lloyd Webber han estado la tira de años, como otras de otros compositores (“Los miserables”), éstas son malas. Cosa con la que discrepo TOTALMENTE. A mi me gustan mucho “Cats”, “Evita, “The phantom of the opera” y, sobretodo “Sunset Boulevard”, así como “Les miserables”, aunque hayan estado años y años y se las califique de poco coherentes, de poco profundas, de comerciales, de obras para turistas, etc. Debo ser un turista. Pero también me gustan aquellas de Sondheim que han permanecido escasos días en cartel y algunas
    pocos meses. De todos es sabido que los musicales de Stephen Sondheim no se alargan en las carteleras aunque sí se convierten ipso facto en obras de culto.

    M'agrada

  13. A queer one (Julie Jordan)

    Colbran, que lo de “turista” no lo decía en ese sentido, corcho, cuánta sensibilidad, no se va a poder hablar de cosas que son obvias. De hecho ni siquiera lo digo yo. Cuando Alec Guinness se retiró de los escenarios dijo explícitamente que lo hacía porque cada vez el teatro era más para turistas. Con esto quería decir que para qué preocuparse por dar sentido a las palabras cuando obviamente la primera fila está llena de gente a quienes les es indiferente. Y en cuanto hablas con alguien que se dedique al teatro en Londres (imagino que también en Nueva York) hablan de esto. Es un fenómeno cultural, no una referencia personal, caramba.

    Te lo pongo al revés. Imagínate que Barcelona tuviera una industria teatral que fuera atractiva para los millones de turistas que nos visitan. Piensa en la situación: habría decenas de productores avispados que pensarían (como en Bienvenido Mister Marshall) que lo que quieren los turistas es sol, toros, colorido y cosas espectaculares. Y empezarían a copar teatros. En estos espectáculos algunas cosas serían buenas, otras no. Algunos turistas tendrían criterio, otros no. Pero lo que no me negarás (espero) es que la práctica en sí sería nefasta (aunque rentable) porque los MOTIVOS que llevarían a producir no estarían basados en la calidad ni en las demandas del público de aquí (nosotros), que buscan obras de calidad pero cercanas a su realidad cultural y lingüística, sino en el mínimo común denominador de los turistas (que, como sabéis, puede ser MUY mínimo). Por ejemplo, imaginad que se dijera que para qué hacer obras que tengan diálogos ingeniosos si los turistas no entienden catalán. Pues bueno, eso EXACTAMENTE es lo que pasa en Londres: las letras y los diálogos dejaron de tener importancia cuando los shows empezaron a planearse para gente que no sabía inglés.

    Esto NO significa a) que todos los visitantes sean tontos, que no sepan inglés, que no tengan criterio y TAMPOCO b) the todos los espectáculos que se hacen desde esa perspectiva sean malos. Pero bueno, reconoce que no es una situación óptima porque en general contribuye a que sean peores de lo que podrían ser.

    Que no, que una cosa es el criterio de cada uno, y otra los fenómenos sociales generales. Es peligroso que veamos cuestiones culturales como si nosotros fuéramos protagonistas. Me consta que no eres inculto, me consta que tienes criterio, te leo con interés, etc, pero tienes que ver la situación que describo como algo que tiene peligros importantes. ¿Significa esto que Lloyd Webber no haya tenido su talento? No. ¿Significa que no se puede disfrutar? No. Pero dame a elegir entre modelos industriales que puedan producir materiales ricos, complejos, divertidos, y prefiero otra alternativa.

    Sobre la cuestión Lloyd Webber/ Sondheim, pues lo dicho. Pero si está clarísimo: hace unos meses estuvo aquí David Zippel, un letrista de puta madre que hizo unas de las mejores letras de los ochenta, City of Angels (nada esnob, añado, pero ingeniosas, dramáticas y que caracterizaban estupendamente). Luego hizo cosas muy divertidas para uno de mis Disneys recientes preferidos, Hercules. Sus letras para Lloyd Webber, por otra parte, son flojitas y nada notables, como tantas otras para él. Le pregunté cómo era trabajar para Lloyd Webber (pero fui discreta y no le dije “bonita, te has lucido con la Woman in White) y me explicó más o menos lo que os contaba más arriba (y que no es secreto porque es lo que dicen todos los libros).

    Ahora, pregunta clave en plan problema de matemáticas de los que hacíamos en el colegio. Dados dos modelos de trabajo. Uno, a) en el que letristas, directores y compositores trabajan para moldear el material y avanzar en la misma dirección (el modelo que utilizaron Rodgers y Hart y Hammerstein, los Gershwin, Kander y Ebb, Jerry Herman, y por supuesto Sondheim), en el que se cuidan las palabras porque se espera que el público entienda cada palabra y la ponga en un contexto dramático y, por otra parte b)el de un señor que compone música bonita se la pasa a un letrista (el que sea) y sólo se preocupa por la integridad de su partitura, y los productores que piensan que lo que llenará los teatros es una nota alta al final de cada tema musical y orquestaciones ensordecedoras.

    Dados esos dos modelos, como digo, ¿cuál prefieres? Y no me digas que no hay que elegir. Primero porque es una hipótesis general. Y segundo porque, dado el número limitado de salas y de dinero, en general se elige…

    Y sí, que sin duda, que me sé las letras de On my own, que da una cosa toda revolucinaria cuando canto Do yo hear the people sing? (sólo entonces), que One More Day me ha dado esperanza en momentos amargos. Pero como modelo… pues no. Otro día os cuento lo de un amigo que bailó en Cats.

    Pues eso ;-).

    M'agrada

  14. colbran

    “A queer one”, agradezco tus aclaraciones y los datos que aportas, pero me sorprende muchísimo que a la hora de citar creadores (músicos y letristas) hayas obviado a uno de los más geniales que, aparte de parituras bellísimas e imperecederas es autor de todas las letras de sus canciones y en quien, estoy seguro, el eminente Stephen Sondheim se ha mirado más de una vez. Me refiero a Cole Porter, El Grande.

    Las letras de Porter son de lo más corrosivo, explícito, ingenioso y atrevido, máxime para la época en que compuso y ecribió. Tanto es así que se permitió el lujo de inventarse verbos y palabras, a modo de un nuestro Valle Inclán.

    Saber que Lloyd Webber comienza por su música y obliga a adaptar las letras no me gusta. Sin embargo el resultado final en algunas piezas es sumamente interesante. Por ejemplo en “Prima donna” del “Phantom”, canción que me gusta muchísimo.

    No obstante algo semejante ocurrió con Rodgers y Hammerstein que se entendían muy mal y ,a veces, se comunicaban por correo y, sin embargo, dieron lugar a varias maravillas como “Carousel”, de donde tu has extraído el nombre de “guerra”.

    Otro caso es el de Gilbert y Sullivan, señores que me interesan muy poco y si me he de quedar con alguien me quedo con el letrista (Gilbert) y me olvido del músico (Sullivan) que en géneros muy paralelos no puede compararse con casi nínguno de nuestros zarzuelistas, y, por supuesto ni con Chapí ni con Barbieri.

    Pues bien los “reyes” de la opereta inglesa se llevaban a matar y letras y músicas se confeccionaban por separado y los mensajeros de la época se encargaban de enviárselas del uno al otro hasta que quedaban aceptables.

    Yo creo que lo ideal es el caso de Porter y Sondheim, ambos autores totales y en el caso del último ocasionalmente solo letrista (“Gypsy”, probablemete mi musical preferido; “West side story”, para mí menos interesante y “Do I hear a waltz”, un musical agradable y sin pretensiones de Rodgers).

    Creo, “A queer one” que estamos más de acuerdo de lo que parece aunque discrepemos en ocasiones, lo cual enriquece el diálogo.

    M'agrada

  15. olympia

    I tant que aprenem! Al menys jo.
    Sento haver interpretat malament la opinió de Colbran quan a Les misèrables i suscric els talents del gran Cole Porter. Quines cançpns!
    M’agrada molt el comentari que One querr one (Julie Jordan) fa d’algunes cançons de Les misèrables, però i aquella de: One day more o de la fàcil però molt brillant Master of the house.

    Un dels musicals que més m’agraden és My fair Lady. Ximo,¿ no es mereixeria, naturalment quan et vingui bé, un post com una casa de pagés?

    M'agrada

  16. Després del descobriment de l’òpera de Hermann, connectant amb bandes sonores, he passejat pel país llunyà i he trobat aquesta caseta on viu Lloyd Webber. Està ben amoblada però em falta l’obra per mi més completa i creativa que és el JCsuperstar. Totes les cançons son boníssimes, del musical i de la peli tan hippie, tan 70. Llàstima que després la música de Webber es va ensucrar massa.

    M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: