IN FERNEM LAND

HA MORT EL MUSICAL?


 

Un amic em va preguntar per què no escrivia un post parlant del musical i més concretament si el musical havia mort.

Home, jo crec que el musical no ha mort i si mirem les cartelleres que teniu a sota, ho veurem, però possiblement el musical que ens agrada a ell i a mi, i a uns quants milions de persones més, si.

Aquests musicals quin són? Doncs no cal esbrinar gaire, els de Cole Porter, Irwing Berlin, Georges Gershwin, Richard Rodgers, Jules Styne, Jerome Kern, Frank Loesser, Frederick Loewe, Jerry Herman, i uns poquets més.

Aquest teatre musical s’ha perdut en el temps. Es poden fer revivals, però són obres eternes que han quedat desfasades i que tenint unes musiques meravelloses, no encaixen gaire amb el públic d’avui dia. Difícilment els arguments dels clàssics del musical portaran a la gent al teatre, els nostàlgics si, però això no és negoci. A Broadway i a Londres, és reposa cada temporada algun d’aquests clàssics i normalment amb gran èxit, però el musical que es fa ara, es de consum ràpid, com tantes altres coses en aquest món. La música de tots aquests compositors clàssics connecta poc amb el jovent i els arguments menys encara.

Si fem una ullada al que s’està fent avui a New York i a Londres ens adonem que hi ha molts títols que s’han eternitzat o més ben dit enquistat a la cartellera. Aquest musicals romanen com un reclam turístic i no tan com una manifestació cultural i artística. Mentre podem seguir munyint la vaca, el Phantom es continuarà representant i estem parlany d’un musical que fa més de 20 anys que es va estrenar. Quin sentit te?.

Per altra part el darrer fenomen que aquesta tardor s’estrenarà a Barcelona, Mamma Mia!, te unes qualitats discutibles, com a llibret i com a música. 

CARTELLERA DE NEW YORK: (clicant sobre el títol aneu directament a un link del espectacle)

·  110 in the Shade Studio 54  Musical 
·  25th Annual Putnam County Spelling Bee, The Circle in the Square Theatre  Musical 
·  Avenue Q John Golden Theatre  Musical 
·  Beauty and the Beast Lunt-Fontanne Theatre  Musical 
·  Chicago Ambassador Theatre  Musical 
·  Chorus Line, A Gerald Schoenfeld Theatre (formerly Plymouth)  Musical 
·  Color Purple, The Broadway Theatre  Musical 
·  Company Ethel Barrymore Theatre  Musical 
·  Curtains Al Hirschfeld Theatre  Musical 
·  Dr. Seuss’ How the Grinch Stole Christmas St. James Theatre  Musical 
·  Drowsy Chaperone, The Marquis Theatre  Musical 
·  Grease Brooks Atkinson Theatre  Musical 
·  Grey Gardens Walter Kerr Theatre  Musical 
·  Hairspray Neil Simon Theatre  Musical 
·  Jersey Boys August Wilson Theatre (formerly Virginia)  Musical 
·  Legally Blonde Palace Theatre  Musical 
·  Les Misérables Broadhurst Theater  Musical 
·  Lion King, The Minskoff Theatre  Musical 
·  Little Mermaid, The Lunt-Fontanne Theatre  Musical 
·  LoveMusik Biltmore Theatre  Musical 
·  Mamma Mia! Winter Garden Theatre  Musical 
·  Mary Poppins New Amsterdam Theatre  Musical 
·  Monty Python’s Spamalot Sam S. Shubert Theatre  Musical 
·  Phantom of the Opera, The Majestic Theatre  Musical 
·  Rent Nederlander Theatre  Musical 
·  Spring Awakening Eugene O’Neill Theatre  Musical 
·  Sunday in the Park With George Studio 54  Musical 
·  Tarzan Richard Rodgers Theatre  Musical 
·  Wicked Gershwin Theatre  Musical 
·  Xanadu Helen Hayes Theatre  Musical 
·  Young Frankenstein Hilton Theatre  Musical 

 TONY AWARDS 2007:

  • Millor Musical: Spring Awakening – Finalistas: Curtains, Grey Gardens, Mary Poppins

  • Millor llibret musical: Spring Awakening – Finalistes: Curtains, Grey Gardens, Legally Blonde The Musical.

  • Millor música: Spring Awakening – Finalistes: Curtains, Grey Gardens, Legally Blonde The Musical

  • Millor reposició: Company – Finalistes: The Apple Tree, A Chorus Line

  • Millor actor de musical: David Hyde Pierce (Curtains) – Finalistas: Michael Cerveris (LoveMusik), Raúl Esparza (Company), Jonathan Croff (Spring Awakening), Gavin Lee (Mary Poppins)

  • Millor actriu de musical: Christine Ebersole (Grey Gardens) – Finalistes: Laura Bell Bundy (Legally Blonde The Musical), Audra McDonald (110 in the Shade), Debra Monh (Curtains), Donna Murphy (LoveMusik)

  • Millor Director de Musical: Michael Meyer (Spring Awakening) – Finalistes: John Doyle (Company), Scott Ellis (Curtains), Michael Greif (Mary Poppins)

 

 CARTELLERA DE LONDRES:  (clicant sobre el títol aneu directament a un link del espectacle)

·  Avenue Q Noël Coward Theatre (formerly Albery)  Musical 
·  Billy Elliot Victoria Palace Theatre  Musical 
·  Blood Brothers Phoenix Theatre  Musical 
·  Cabaret Lyric Theatre (Shaftesbury)  Musical 
·  Chicago Cambridge Theatre  Musical 
·  Dirty Dancing Aldwych Theatre  Musical 
·  Drowsy Chaperone, The Novello Theatre (formerly Strand)  Musical 
·  Fiddler on the Roof Savoy Theatre  Musical 
·  Grease Piccadilly Theatre  Musical 
·  Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat Adelphi Theatre  Musical 
·  Les Misérables Queen’s Theatre  Musical 
·  Lion King, The Lyceum Theatre  Musical 
·  Little Shop of Horrors Duke of York’s Theatre  Musical 
·  Lord of the Rings, The Drury Lane (Theatre Royal)  Musical 
·  Mamma Mia! Prince of Wales Theatre  Musical 
·  Mary Poppins Prince Edward Theatre  Musical 
·  Monty Python’s Spamalot Palace Theatre  Musical 
·  Phantom of the Opera, The Her Majesty’s Theatre  Musical 
·  Sound of Music, The London Palladium  Musical 
·  Wicked Apollo Theatre (Victoria)  Musical 

Els OLIVIER AWARDS del 2007.

Aparentment tot perfecte, però si entreu als Oliver Awards del 2007 veureu que el millor musical va ser Caroline, or change que ara ja no està en cartellera i que Sunday in the park with George, que es va endur els premis a les millors interpretacions (Jenna Russell i Daniel Evans) tampoc s’està fent ara.

Es fan musicals, però els que triomfen a la taquilla sembla que són sempre els mateixos i tot s’ha vulgaritzat molt. No hi han els grans compositors esmentats al inici, ni els llibretistes estan a l’alçada, ni potser nosaltres hem fet el canvi de xip que requereix acceptar que el musical, el nostre musical ha mort.

A Barcelona, que el musical no pot haver mort per que encara ha de néixer, aquesta tardor veurem Grease, Cabaret, Bollywood The Show i Mamma Mia!. Ves, per no fer-ne casi mai ara de cop i volta 4. L’altre cosa és si són els musicals que jo voldria, però al menys la gent que vol dedicar-se en aquesta dificilíssima especialització del teatre, podran viure aquest primavera tardorenca.  

Us deixo un musical, dels que m’agraden:

entrega dels Tony’s 2007 (Santa Lansbury)
Spring Awakening
La gran derrotada d’aquest any, Curtains, que sembla un deja vu dels de tota la vida.

5 comments

  1. Como la anterior es una cuestión compleja que sólo puedes objetivar en la historia del género. Con algunos amigos en Londres hemos hablado de esto alguna vez y, como sugiere tu post, sería poco generoso decir que ha muerto el musical cuando hay tanto y tan bueno en carteleras. Mi granito de arena:
    yo no sé nada de ópera, pero lo que veo es que se consideran óperas géneros muy distintos, con convenciones diversas, en contextos de producción complementarios. Puedo entender que a principios del siglo XX muchos vieran en Wagner el fin de la ópera, y que hubiera miles de nostálgicos de Haendel que no soportaban el bel canto. Supongo, ya digo que no sé mucho sobre esto.

    Si hablamos de “teatro musical popular”, pues eso no ha muerto y ha existido siempre. La “masque” barroca es teatro musical popular. Esto zanjaría la cuestión.

    Lo que sí está en decadencia es un género concreto, con una tradición muy específica, resultado de convergencia de formas europeas (sobre todo la opereta y el cabaret) y americanas (la música negra) y que se produce de manera sistematica en Broadway. Una vez concretamos, el tema se perfila: para mí ese género empieza en Show Boat y más o menos tiene un apoteosis final con Sondheim y con Follies en especial. Después, estamos ante “otra cosa”. “otra cosa” que da ejemplos extraordinarios. Todavía puede ir uno al teatro y emocionarse, aunque se ha perdido el hábito. Sigue habiendo grandes profesionales que comprenden el género (pero cada vez menos). Etc. No creo que haya que ser negativo. El sábado pasado fui a ver The Drowsy Chaperone y jamás me he reído tanto en un musical. Pero claro, la risa es irónica: en todo momento me río de lo que dice The Man in the Chair, que es como reirme de mí mismo. Es un show “postmoderno”, que requiere una perspectiva irónica. No hacía falta ironía para South Pacific, Gypsy, She Loves Me, o incluso Company.

    ¿Ha muerto el teatro musical? No. ¿Es Spring Awakening teatro musical? Sí. ¿Es un “musical de Broadway”? Es un musical y se hace en Broadway, pero no es “un musical de Broadway” porque los elementos específicos que constituyeron el género no están ahí. El rock hace que sea “otra cosa”. Si es bueno o no es otra cuestión. Puede que sea excelente. Pero simplemente el estilo en que está escrito y cantado me hace difícil seguir las letras como cuando estoy en Sweeney Todd. Mi relacion con lo que veo es distinta.

    Si hay que encontrar un punto de inflexión en la percepción popular del musical, creo que sería Cats. Durante décadas me irritaba profundamente que alguien considerase eso “un musical” (es, claramente, “otra cosa”), ahora, con la edad, no me indigna tanto como antaño, pero sigo viéndolo como el principio del fin. El demonio que trajo el apocalipsis se llama Cameron Mackintosh… y en otro momento me explayaré sobre esto, pero es una de mis bestias negras.

    Se siguen haciendo musicales de Broadway: Wicked, y en cierto modo The Drowsy Chaperone, pero han perdido la centralidad y el público… en fin. QUe me tengo que ir.

    M'agrada

  2. colbran

    Totalmente de acuerdo que el musical que tanto nos agrada arranca del genial “Show boat”, pero el cambio (mejor dicho los cambios) tienen lugar en “Hair”(1968) y la puntilla definitiva en “A chorus line”(1975), aunque, evidentemente, “Follies”(1971) es un preludio de lo que vendría después con el segundo título citado. Esto, por lo que respecta al musical americano.
    Y a partir de ahi vendría el reinado del musical inglés con “Jesus Christ superstar” (1970/71) y todos los títulos que conocemos, pues, aparte de “Cats” muchos aún siguen en cartel.
    Entre Lloyd-Webber y Schönberg, el francés de los éxitos ingleses (con la excepción del plúmbeo “Martin Guerre”) se han repartido el pastel de los éxitos y el dinero.
    Se han producido títulos individualmente destacables tanto en Londres com en Nueva York, pero muy pocos.
    La música que ahora se puede escuchar en un musical no llega a captar mi interés. No conecto ni con “Rent” ni con “Wicked”, por nombrar dos títulos relativamente recientes, aunque siento verdadera curiosidad por “Curtains” y “The drowsy chaperone”.
    De lo producido en los últimos 10 años me satisface mucho “The producers”, pero poca cosa más.
    Por consiguiente para mí el musical ha muerto y para convencerme sólo tengo que hacer un repaso a los teatros de Londres y Nueva York. Sus carteleras se nutren en un 50% de reposiciones que ya se han repuesto decenas de veces y, si no, emergen títulos basados en films, cuando antes era al revés. O musicales biográficos de grandes entertainers, cuyas partituras son las canciones de toda la vida.
    Yo espero que se estrenen nuevas maravillas para poder decir “viva el musical”.

    M'agrada

  3. Roberto

    Hace unos años, después de un viaje a Londres,escribí un email a un amigo con el título de “El musical ha muerto. ¡Viva el musical!” El motivo: de la cartelera había seleccionado como en cada viaje algunos de los musicales que en esos momentos se representaban en el West End. No recuerdo todos, pero sí que dos de ellos me llevaron a hacer el comentario que antecede. Uno fue “Fame” musical insufrible donde los haya, diseñado en exclusiva para contentar a quinceañeros que seguramente ni habían visto la película original pero que conectaban con un espectáculo basado única y exclusivamente en un canción. Ellos salieron del teatro contentos y felices yo en cambio, salí triste y deprimido. El otro era el clásico de Cole Porter “Kiss me Kate”
    con la misma produción que tiempo después tendríamos la suerte de revisionar una y otra vez en DVD con Brent Barret al frente. Diálogos irónicos, ritmo vertiginoso, coreografías impecables, interpretacione espléndidas y por sobre todo ello una música imperecedera que tarareas dentro y fuera del teatro. En este caso el que salía contento y feliz era yo, pero también, lo más seguro, el resto de los espectadores. Lógicamente no quiero decir con esto que el musical hubiera muerto allá por los años 50, todo lo contrario. Cuando en esa década ví por primera vez “My fair lady” en un escenario, inmediatamente supe que el musical sería, por encima de otros, mi género preferido y así fuí acumulando en cada uno de mis viajes, imágenes imborrable de íconos, que por suerte o casualidad, he podido ver disfrutar. Para mí el cambio hacia un musical más intimista, más intelectual, menos precupado por el oropel o las coregrafías chispeantes llegaría con Sondheim. Nada más alejado de “Cabaret” o “Sweet Charity” que “Company” por mencionar obras vistas en poco espacio de tiempo. Años después comenzarán a llegar los musicales ingleses, las operaciones de marketing de la Disney y el Really Useful Group, y los títulos que se eternizan en las carteleras. Estos musicales, que sin duda también disfrutamos en mayor o menor grado, ponen más enfásis en la grandiosidad y en los efectos especiales que en la sencillez de las melodías o las coreografías efectivas. Si observamos cuáles han sido los últimos ganadores de los Tony vemos con preocupación que por ej.: “Jersey Boys” utiliza canciones popularizadas por los Four Seasons (grupo vocal cuya historia nos cuenta) como “Can’t take muy eyes off of you” o “Oh what a night”, o que “Avenue Q” se basa en la originalidad de manipular muñecos de Calle Sésamo. Es posible que “Spring Awakening” sea un buen espectáculo (al menos cuenta con un texto de Wedeking espléndido que pudimos disfrutar hace unos años gracias al montaje de Flotats). Lo que queda por saber es si conectaremos con su música y su propuesta. A priori parece ser que me atraerán más las propuestas de “The Drowsy Chaperone” o de “Curtains” a pesar de su look “dejà vu”. En fin y para no alargarme más: una parte de mí cree que el musical, ése que todos admiramos y que quisiéramos ver y disfrutar una y otra vez, “ése” musical ha muerto. Por suerte sigue habiendo intentos, unos con mejor fortuna que otros, de continuar con la tradición de este género tan representativo de la cultura angloamericana. Y es por eso que me remito alo que decía al principio: “El musical ha muerto. ¡Viva el musical!

    M'agrada

  4. Benvingut Roberto!!!
    Com pots veure no he trigat gaire a escriure el post. El Roberto és l’amic que menciono al inici .
    Efectivament, tots estem d’acord. Ens agrada aquest gènere teatral, però malauradament, fa molt temps que és pensa més amb el cervell que amb el cor i el cervell busca $$$ o €€€ i el cor busca desesperadament a Porter, Berlin, Herman & Cia.
    El Alberto ha concentrat totes les seves ires amb Cameron Mackintosh, malgrat que abans que arribés aquest productor, el musical, el nostre musical, ja havia mort.
    VISCA EL MUSICAL!!!

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: