IN FERNEM LAND

La LILY PONS, necessito vacances JA!


pons5

Avui us deixo una inferemlandada d’aquelles que són més una teràpia personal, que cap altre cosa.

La Lily Pons, malgrat ser una cantant de prestigi sideral, m’interessa més aviat poc.

El Danubi blau, com a vals està molt bé, però les ressaques de Cap d’Any me l’han fet avorrir i si està ple de coloratures sense sentit, ja no us dic res. Però la cosa no acaba aquí, la prova evident que necessito unes vacances, és que la Pons versiona el vals, a ritme de swing.

Diguem-ho clar, no hi ha per on agafar-ho i precisament per això, a dos dies de penjar el cartell que ja llueixen molts dels blogs que sovintejo, anunciant el merescut descans, he decidit que us havia de “martiritzar” una miqueta amb una cosa ben boja i més boges que la Lily Pons, ni ha unes quantes, però amb això que us deixo avui, ella fa molts mèrits per esdevenir The Queen.

Bé, la inspiració tampoc dona per gaire més i tampoc es tracta de parlar d’aquesta il·lustre soprano nascuda a França, que ben aviat va aprendre on guanyar-se els Dolars i que com us he dit, no forma part de les cantants amb més discografia a les meves farcides prestatgeries.

Si podeu aguantar fins el final, us ho passareu bé, o no, però una mica de disbauxa estiuenca tampoc està tan malament.

10 comments

  1. kenderina

    juassssssssss, definitivamente..necesitas las vacaciones ya 😉 Y mira que me gustan los valses pero…..esto…..en fin ….. 😉

    M'agrada

  2. Roberto

    Han sido sólo 4 minutos, pero ha costado llegar al final y que quieres que te diga…. Ahora suena fatal, pero en nuestra época era un nombre muy famoso, supongo que promocionada por su marido André Kostelanetz.

    M'agrada

  3. Su nombre debió ser famoso tras la II Guerra Mundial por figurar entre los criminales de guerra más buscados.

    Según cuentan las crónicas del profesor Franz de Copenhague, parece ser que las tropas del Reich utilizaron a la Pons para que subida en un tanque fuese deleitando a los lugareños de media Europa con la bellas notas de “An der schönen blauen Donau”, bien rebozadas en coloraturas y a ritmo de swing. Ni que decir tiene que las tropas enemigas se rindieron sin resistencia y se posibilitó la extensión del régimen nazi. Afortunadamente la guerra dio un giro inesperado cuando un valiente espía americano infiltrado, Archibald Finch (un tio-abuelo mío sordo), sedujo con malas artes a la Bestia y se la llevó a USA, recluyendo a Lily en el Metropolitan donde, dado el nulo criterio musical de sus habituales, pasó desapercibida.
    Yo también necesito vacaciones, Joaquim…

    M'agrada

  4. Branca

    Ufffff!!! Per compensar-ho després d’escoltar a Lily Pons, necessitava directa a la vena Diana Damrau amb “Glitter and be Gay”, i ara ja està tot en ordre. Joaquím, de tant en tant ens dónes alguns ensurts, bé és broma perquè la veritat és que si no fossin aquestes aportacions tan curioses no recuperaríem temps passats i de tant en tant va bé. Salutacions

    M'agrada

  5. colbran

    Parece que de un plumazo tiráis por el suelo la coloratura titular del Met desde 1931 hasta 1961, compartiendo, en los últimos 10 años de su reinado absoluto, roles con Patrice Munsel y Roberta Peters. Pero en 1961 llegó Joan Sutherland al Met y la Pons le cedió su sitio.

    Esta pequeña soprano (1. 52 mts.), llamada en su época la “soprano de bolsillo”, fue aclamadísima en su momento, ya que coincidió en una circunstancia histórica en que la abundancia de sopranos ligeras menguó mucho; rivales en popularidad pudieron ser la catalana Mercedes Capsir y la polaca Miliza Korjus.

    El Met atravesaba un momento crucial, ya que al retirarse Amelita Galli-Curci, no disponían de soprano de sobreagudos. El matrimonio formado por la mezzo barcelonesa María Gay y el tenor veronés Giovanni Zenatello tuvo la oportunidad de escuchar a Lily Pons en su debut (1928) y enseguida se lo comunicaron al empresario del Met Gatti-Casazza, quien le hizo una audición y la contrató casi de por vida: 30 años en el Met, cantando más de trescienas representaciones…Inmediatamente vino su contrato con la RCA, de cuya firma fue fiel hasta que abandonó las salas de grabación. Es decir que esta señora fue algo importante.

    Como era graciosilla de cara y muy simpática, el cine la requirió para cuatro películas, tres de ellas de protagonista: “I dream too much” (“Canción de amor” con Henry Fonda-1935), “That girl from Paris” (no estrenada en España”-1936) y “Hitting a new high” (“La diosa de la selva”-1937, dirigida por Raoul Walsh) y una de invtada (“Carnegie Hall”-1947, de Edgar G. Ulmer, tampoco estrenada en España).

    Lily Pons, cuando se casó en 1938 con el director de orquesta ruso André Kostelanetz era mundialmente famosa por sus films y más famosa que su marido en USA por sus apariciones en el Met y en la radio, ya que su esposo comenzó a ser reconocido por el público norteamericano, a raíz de su contrato con la Columbia en 1940, en cuyo sello discográfico vendió más de 50 millones de discos.

    Este fragmento seudocómico que nos ha facilitado Joaquim procede de la banda sonora de “That girl from Paris” y, aunque no es ortodoxo bajo ningún concepto, dentro del film juega bien.

    Las películas de Lily Pons no son buenas, solo agradables y entretenidas pero fueron éxitos colosales porque en aquellos tiempos el público no estaba tan al día de las óperas y de las grabaciones como ahora y su tremenda facilidad para el sobreagudo la convirtió en una estrella internacional no sólo en el Met, también en Chicago, en Londres, en París, en Buenos Aires, ….

    Yo sí que tengo sus películas y varias de sus grabaciones y en algunas está sorprendente, por ejemplo en el aria de las campanitas de “Lakmé”.

    Este fragmento que podemos escuchar gracias a Joaquim es muy peculiar, pero en modo alguno hace justicia a la calidad de su voz , o es que se puede estar engañando a un público internacional a lo largo de 45 años (los últimos 12 años de carrera se dedicó a conciertos), cantando “Lakmé”, “La sonnambula”, “Lucia di Lammermoor”,”Rigoletto”, “Les contes d´Hoffmann”,
    “Mignon”, “Linda di Chamounix”, “Il barbiere di Siviglia”, “La traviata”,…? Esto indepedientemente de que esté de acuerdo en que algunas óperas de su repertorio no correspondían a su tesitura y que a mí las voces muy agudas me gustan más bien poco, pero es innegable que esta soprano tenía una voz cristalina y que sus agudos eran perfectamente colocados. Escuchad alguna grabación “seria” de ella y os convenceréis.

    M'agrada

  6. Una vegada, a la televisió, vaig veure una pel·lícula en la que aquesta soprano canta música de Bernstein. Segun que en Colbran sap de què parlo. Jo no vaig donar ni un pas per retenir-ne el nom ja que, malgrat ser molt amant de Bernstein, ella m’atavalava.

    M'agrada

  7. colbran

    Olympia, la última película de Lily Pons data de 1947 y en ella cantaba el “Vocalise” de Rachmaninov y la canción de las campanitas de “Lakmé”. En las películas de los años 30 del siglo pasado, no cantaba nada de Benstein porque este compositor aún no se había dado a conocer.

    Es probable que la confundas con otra soprano o que el material que tu viste no procediera del cine sino de la televisión. No me consta que la Pons interpretara nunca “Glitter and be gay” de “Candide” , por ejemplo, que es una pieza adecuada para su voz, pero no puedo hacerme fuerte en esto porque aunque tengo temas interpretados por ella en TV no lo tengo todo. De todas formas Lily Pons dejó de cantar en 1973 y falleció en 1976. Si la película que tu viste es posterior ya puedes descartar esta posibilidad.

    M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: