IN FERNEM LAND

LA BLANCAS: CON LA MANO NO, CON LA BOCA SI


Blancas Me llaman la primorosa

Amics, qualsevol proposta amb l’Ángeles Blancas de protagonista té un interès contrastat.

La Blancas és un veritable animal escènic, un prodigi de força teatral, que utilitza les seves notables facultats vocals per transmetre les emocions d’una manera, a vegades sui generis, per acabar esdevenint efectives.

Qui busqui en les seves actuacions l’adequació perfecte de la veu, l’afinació exacta i acurada o una emissió pura, més val que prescindeixi d’anar a veure-la, sortirà, molt possiblement escandalitzat de la utilització que fa la cantant, dels seus mitjans.

En una actuació teatral, molt més que en un recital, el seu magnetisme pot suplir o amagar els defectes, que els té i molts. Per això quan s’escolten i no es veuen les seves actuacions, el més normal és posar-se les mans al cap. Els seus enemics tenen arguments de sobres per crucificar-la.

M’agrada molt la Blancas, però això no vol dir que li perdoni tot.

Angeles Blancas1

Me llaman la primorosa, el recital escenificat, dirigit escènicament per Emilio Sagi, la sessió Golfa que ha tancat les Golfes d’enguany, és un vehicle de lluïment per la Blancas, però tal i com l’he vist jo, no està del tot encertat, manquen alguns canvis o més rodatge.

Tots dos saben molt bé el que és la zarzuela, l’han mamat des de petits i  potser han volgut donar-li un gir diferent.

No està malament la proposta, però em sembla que s’ha de polir una mica.

L’espectacle, ideat en tres parts, separades per dos interludis pianístics, que no acaben de quadrar gaire amb el caire del espectacle i visualment diferenciat per un canvi del vestuari (disseny de Jesús Ruiz) , que pretenen emmarcar cadascun dels tres personatges ideats per Sagi i la Blancas, no té cap argument. Pretén escenificar unes cançons com si es tractessin de tres generes molt espanyols (cuplé, copla i revista), però no pas de zarzuela.

M’ha semblat que la primera part, integrada per “Me llaman la primorosa” d’El Barbero de Sevilla de Gerónimon Giménez i Manuel Nieto, “La canción de la gitana” de L’Alegria del Batallón de José Serrano i la “Canción de la Paloma” d’El Barberillo de Lavapiés de Barbieri, el personatge escollit podia ser una cupletista com la Imperio Argentina, sota el look de la “Pe” a La Niña de tus Ojos, la festejada pel•lícula de Trueba.

La Blancas ha estat precipitada en l’alè, mancada de fiato i amb algun problema de memòria en la lletra. El registre de mezzo dels fragments escollits, li ha reportat més d’un problema, però ella estava disposada a guanyar-se al públic, amb tics una mica estereotipats i cops de cua.

Després d’aquest bloc, el magnífic pianista acompanyant Giovanni Auletta, ha tocat el Valsos poètics d’Enric Granados. Excel•lent.

L’escenari que estava folrat d’un telo de fons vermell i cobert amb una tela arrugada, que ha donat algun ensurt a la cantant, s’ha il•luminat de transcendència, amb un disseny de llums d’Alberto Rodríguez més fosc i dramàtic pel segon bloc, dedicat a quatre fragments intensos. “Que te importa que no venga” de Los Claveles de José Serrano, “Cuando está tan hondo” d’El Barquillero de Ruperto Chapí, “Sierra de Granada” de La Tempranica de Gerónimo Giménez i “Vivan los que ríen” de l’òpera de Manuel de Falla, La Vida Breve.

L’han vestit de negre elegantíssim i ha lluït una peineta al més pur estil d’una cantant de copla, com podria ser la mítica Concha Piquer. Cantar  zarzuela, amb una escenificació a lo Piquer, no deixa de tenir gràcia, però la gestualitat l’he trobada molt forçada i antiquada. D’acord que era un picada d’ullet a un gènere, però ha encotillat massa a la cantant, més preocupada per fer les passejades amunt i avall del escenari, que de fer estremir veritablement amb un interpretació dramàtica menys estereotipada del que Sagi li ha marcat o de com ella ho ha volgut fer.

Musicalment la cosa m’ha agradat més que la primera tanda, malgrat tractar-se de rols per a mezzosoprano, doncs ella és una cantant intensa. Això si, quan ha arribat el “Vivan los que rien”, la Blancas m’ha semblat influenciada per l’escola de Viena i li ha costat trobar una nota al seu lloc, semblava més Berg que Falla. Al final estirada a terra, agonitzant,  s’ha recuperat una mica del desastre. No ha estat gaire afortunada en aquest tancament, la veritat.

Sembla entrada amb calçador la tria de la Tarantella núm 3 de Franz Lizt, per fer el segon interludi, per tal de que la diva es canvies de tràgica a vedette. D’acord que la peça és de molt lluïment i que Auletta ha estat brillant, però potser Turina o Albeniz, haguessin estat més apropiats pel tarannà musical de la vetllada.

L’última i mes reeixida de les parts ha estat la dedicada a la revista. Així es com han ideat l’últim bloc, tant Sagi com Blancas i sota el meu punt de vista, han encertat de ple.

“El Tango de la Menegilda” de La Gran Via de Federico Chueca i  Joaquin Valverde (maco això de Federico i Joaquim, oi?), el “Ay Ba!” de La Corte de Faraón de Vicente Lleó i la sensacional “Canción del higo” de la revista La pipa de oro d’Ernesto Pérez Rosillo i Manuel Martínez Molla.

Vestida o millor embotida en un vestit blanc que deixava al descobert tots els excessos carnals de la cantant, imitant, no tan sols en vestuari i perruca a la Marilyn d’El Príncep i la Corista, la Blancas podria ser una reencarnació de la millor Carmen del Lirio o qualsevol vedette de la revista més picant del Paral·lel esbojerrat.

La cantant aquí, es trobava absolutament a gust i ja des de el “Tango de la Menegilda” s’ha notat que allò li anava molt més que la Piquer. Ha fet passarel•la, ha baixat entre les taules, ha recitat el text de la segona estrofa, ha fet totes les picades d’ullet possible a la comunitat gai que la farà padrina, si es que ja no ho era i s’ha disposat a cantar el mític “Ay Ba” de la manera més sensual i provocativa que hom es pugui imaginar.

Hi haurà qui l’haurà trobat vulgar o massa agossarada, doncs encara els hi mancava la hilarant “canción del higo”, que ha tancat l’espectacle, per acabar de desmaiar-se i demanar les sals per tal de recuperar l’alé.

Algú ha comentat que la zarzuela no es canta així, que la Victòria de los Angeles…Aquests que em perdonin, no han entès res.

La Blancas s’ho passa bé i fa viure els personatges que interpreta. Utilitza mitjans discutibles, però molt efectius i al final s’emporta al públic, el seu públic, a la butxaca. L’èxit no admet discussió. Ha fet un bis esbojarrat i gens escolàstic, “La Tarántula” de La Tempranica, que ha acabat, llançant-se sobre un llit de globus blancs, que prèviament havia estat l’espectacular abric que lluïa a la cançó babilònica, en una solució simple però efectista del dissenyador del vestuari.

Dos noiets que l’han ajudat a baixar i pujar del escenari i han fet de boys, una mica sosaines, han completat un espectacle irregular, acabat de manera espectacular amb aquell “a ti te ofrezco el higo la fruta más sabrosa…” que dit per una Blancas, boja, boja, boja de veritat, ha engrescat a tot (o quasi) El Foyer, que per una vegada ha esdevingut  una sessió GOLFA de veritat.

Aquell “con la mano no, con la boca si”, trigaré a oblidar-lo.

Un altre dia parlem de cant, o de zarzuela si voleu, d’acord?

14 comments

  1. dandini

    Será culpa meva potser pero diguem que el sentit del humor de l’espectacle no m’ha arribat gaire.Ja se sap en aquestes coses de l’humor ni ha de tots colors.Hi ha gent que li agrada Woody Allen,Chiquito de la calzada,Carol Burnett,Gila,escenas de matrimonio,Jim Carrey,Borat o Pepe Rubianes(un record per ell).Jo no l’he trobada ni agoserada ni corrosiva ni massa irònica.Respecte a la part auditiva hi hagut moments de especial soliaritat públic-interpret ambdós buscavem l’afinació i s’en resistia fins el punt que de vegades ja no sabiem si estavem cantant la Vida Breve o “Stride la vampa”.En resum crec que en el món de la lírica hi han un munt de sopranos que tenen les mateixes o més tables i canten molt millor.

    M'agrada

  2. colbran

    Todos los que me conocéis sabéis cuánto me gusta Angeles Blancas y lo que me satisface la zarzuela, un género tan difícil o más que la ópera, por cuanto a las condiciones líricas hay que añadir el saber decir, el saber estar y dar con el “toque” que no todos saben encontrar. Por ejemplo Pilar Lorengar y Teresa Berganza supieron dar con ese toque; Montserrat Caballé y Victoria de los Angeles no. Las cuatro han sido grandísimas cantantes de ópera, pero las dos primeras, además, auténticas cantantes de zarzuela, al menos en sus múltiples grabaciones y recitales.

    Victoria de los Angeles únicamente grabó un disco de zarzuela, muy liederista, pero impropio del género. Sus “cuplés babilónicos” parecen casi de misa. Cantar, sólo cantó “La tarántula”, como bis en algún recital.

    Montserrat Caballé, la Grande, grabò varias zarzuelas completas, unas mejor que otras y diversos albums dedicados al género, pero únicamente es válido, hablando en términos de género zarzuelista, el de duos con su marido, quízás porque Bernabé Martí sí que se identificaba con el género y contagiaba a su esposa.

    En cuanto a cantantes masculinos dedicados a la ópera que se encuentran cómodos y aciertan con ese toque especial, ha estado por encima de todos (y aún está) Plácido Domingo y luego Juan Diego Flórez e incluso Roberto Alagna, por citar a figuras de relieve. Otros no.

    Pues bien Angeles Blancas es hija de una entrañable soprano dramática dedicada por entero a la ópera (Angeles Gulín) que grabó 4 zarzuelas y cantó alguna ópera española y Antonio Blancas, barítono también dedicado a la ópera , con alguna incursión en el género lírico español y 13 zarzuelas grabadas en estudio. El debut lírico de la Blancast uvo lugar en una Gala de Reyes cantando la habanera de la hermosa ópera de cámara “Don Gil de Alcalá”, de Manuel Penella, injustamente olvidada por el Liceu, donde hace unos 35 años pude ver una hermosa versión.

    Asistí a este recital “semiescenificado” con una gran ilusión, pero quedé un poco sorprendido por el contenido del programa. Todos los temas escogidos, con la excepción de “Me llaman la primorosa” y “Vivan lo que ríen”, escritos para sopranos de empuje, correspondían a la cuerda de mezzo-soprano, cuando no a la de contralto y las tres últimas piezas seleccionadas pertenecían a sendas revistas musicales, para las cuales no se precisa voz lírca y sí mucha picardía e intención.

    Me agradó mucho la elección del “Tango de la Menegilda” , de los “cuplés babilónicos” (que estrenó la cupletista Carmen Andrés, famosa por sus intervenciones en revistas sicalípticas) y sobretodo “La canción del higo” (de”La pipa de oro”), picante canción que estrenara la vedette mexicana Margarita Carbajal en 1932 y que, posteriormente Joaquim y yo tuvimos la suerte de verla interpretada por Rosa Valenty en el recopilatorio de revistas “Por la calle de Alcalá”, en Madrid hace más de 20 años.

    A la vista de los resultados, este show hubiera tenido que haberse dedicado a la revista y no a la zarzuela, pues los tres números finales fueron lo mejor del espectáculo. En ellos la Blancas dió con el estilo, con la entonación propia del género y con la picardía e insinuación requeridas.

    En los bloques de zarzuela, sólo estuvo destacable, en mi opinión, en el primero en la canción española de “El niño judío” (no sé a qué vinieron los pases toreros, ya que no cantaba “El relicario” y esta canción la canta una española en la India o aledaños, añorada de su Madrid) y en el segundo sacó mucho partido del caballo de batalla de la gran mezzo gallega Matilde Vázquez “Qué te importa que no venga?”, donde en principio pensaba que iba a tener problemas, por lo grave de la tesitura.

    El resto de sus intervenciones fueron de lamentables (“La alegría del batallón”, “La vida breve”) hasta olvidables (todas las demás) a causa de inusitados cambios de registro, fijaciones, cambios de letra, tergiversaciones musicales, etc. eso sí servidos con una extroversión y unas ganas de agradar no acordes con los resultados.

    Ver a Angeles Blancas es todo un show que puede agradarte o no, depende de tus exigencias, pero indudablemente es una artista con atractivo, no obstante lo suyo no es la zarzuela.

    Pero héte aquí que llegamos al bloque final, el de la revista y aquí estuvo genial. Se transformó.

    Yo soy de los que tuvimos la suerte de disfrutar aún de este género hoy inexistente: la revista. Mi primer contacto fue a los cuatro años con “Si Fausto fuera Faustina” en el Tivoli, con la inmensa Celia Gámez. Recuerdo el espectáculo como si fuera ahora: Faustina firmando la entrega de su alma al diablo, a cambio de belleza y dinero; las vicetiples vestidas de rojo con las maletas redondas del mismo color; “Un millón”, bajando la Gámez de las alturas con un vestido de pedrería azul noche; “Contigo iré”; Faustina arrebatando el documento al diablo y rompiéndolo, quedando así libre del compromiso de su alma…

    No volví a ver otra revista hasta “El Gran Clipper” con las vedettes Gema del Río y Trini Alonso y luego decenas de revistas con Carmen de Lirio, Gracia Imperio, América Mendoza, Maruja Tamayo, Mercedes Llofriu, Mary Santpere, Nicole Blanchèry, Maty Mont, Lolita Castillejos, etc… hasta llegar a las últimas grandes vedettes Mari Luz Real (que se casó con el delantero madridista Gento) María José Nieto y Esperanza Roy, sin olvidar a Conchita Velasco y a Nati Mistrral y a muchas otras…

    Al ver a Angeles Blancas cantar la Menegilda (“La Gran Vía” es una revista), el “Ay, Ba…!” (de “La corte de Faraón”, opereta sicalíptica, es decir revista) y “La canción del higo” (de La pipa de oro”, prohibida durante todo el franquismo) me pareció que recordaba a todas y cada una de aquellas vedettes que se las ingeniaban para decir más de lo que decían con voz escasa (aunque sin micrófono, por eso no he citado a Lina Morgan ni a Tania Doris, vedettes afines al playback y nunca cantando en directo), pero siempre con intención y picardía.

    Sólo por ver esos tres números finales vale la pena soportar algún desaguisado de este peculiar recital de zarzuela. El bis de “La tarántula”, inapropiado, pero el público ya estaba encendido y la hubiera aplaudido y jaleado igual aunque hubiese cantado “El Virolai”.

    M'agrada

  3. Isolda

    Avui diumenge dia 7, vinc de veure l’actuació d’Angeles Blancas, al Foyer, en secció golfes al Gran Teatre de Liceu.Per mi escoltar la Blancas sempre és un ?, és una cantant molt temperemental i això al meu entendre vegades li reporta problemes. No estat el cas d’avui, l’he trobada maravellosa, sensacional amb tots els seus defectes, però a comunicat amb el públic emocionant-nos com poques vegades,per mi ha estat les millors golfes d’enguany.

    M'agrada

  4. Roberto

    Me entristece saber que estas golfas (sean a la hora que sean) están a punto de desaparecer, ya que por sobre todas los gustos o cualidades de los intérpretes, hay algo que no se puede dejar pasar por alto, y es la proximidad con ellos que nos ofrecen estas sesiones. Sin lugar a dudas, esta proximidad, jugo un papel importante en el recital ofrecido ayer por la tarde por Angeles Blancas que se metió literalmente al público en el bolsillo con su buen hacer teatral y su espléndida animalidad escénica. Para mí lo mejor ha sido la conceptualidad del espectáculo ideado por Emilio Sagi, por cierto de lo mejor que hemos visto en estas funciones golfas. Contrariamente a lo que parecen opinar todos, el último bloque dedicado a la revista me pareció el más flojo, ya que no me trasmitió la picardía necesaria para disfrutar del doble sentido de las letras. La objeción más grande que puedo hacer a la labor de Angeles Blancas es que no vocaliza, ya que de verdad, no me enteré para nada de las letras, ya fueran dramáticas o picarescas. No obstante el resultado global (nunca mejor dicho) fue muy satisfactorio y me dejó ganas de seguir disfrutando de estas sesiones que parece que pronto pertenecerán al olvido.

    M'agrada

  5. Juanjo

    Colbran, t’has deixat Manuel Ausensi, Alfredo Kraus, Pedro Lavirgen, Vicente Sardinero, Carlos Alvarez i uns quants més, no voldria competir en erudició.
    Abans que Roberto Alagna, que si ha cantat alguna cosa deu haver estat el inefable “No puede ser” de La Tabernera del Puerto.
    La Blancas si està lamentable com dius, deu estar-ho en totes les seves intervencions, ja que si desafina desafina sempre, però sobretot estic intrigat amb això que dius de inapropiada la interpretació de La Taràntula, que jo vaig trobar divertida i apropiada pel que diu el text.
    Jo en canvi, estic bastant d’acord amb el que diu el Roberto i si no conegués prèviament les cançons, crec que no hagués entès ni un esborrall.

    M'agrada

  6. Yo tengo un problema con la Zarzuela. A pesar de que he tratado en numerosas ocasiones de solucionarlo. Mi problema se llama “prejuicios”.

    Habrá a quien le parezca ridículo (a mi me lo parece en ocasiones) y fuera de lugar pero, la realidad es que no consigo ver o escuchar Zarzuela sin encontrarle un ramalazo casposo y españolista que me la estropea. Una tontería… puede. Pero no lo puedo evitar. Me pasaba algo parecido con la Copla Andaluza (esa que llamaban Canción Española) y con ella lo superé. A ver con la Zarzuela…

    Saludos

    M'agrada

    • Hola Landahlauts.
      Si claro, españolista si, es música española y mal tocada y mal interpretada, resulta casposa y como en todo, la ópera tampoco se libra, hay libretos infumables, que al ser entendidos en su totalidad, nos producen una hilaridad y un sonrojo, que no no los produce la casposa opereta alemana o muchas de las óperas italianas.
      Entre la gran cantidad de zarzuelas hay obras que abarcan todas las temáticas, pero claro, si nos centramos siempre en el mismo repertorio y en el género chico en particular, tendemos a clasificar a toda la zarzuela por un igual.
      Toda la zarzuela del siglo XIX tiene una categoría que difícilmente se encuentra en las del primer tercio del siglo XX, cuando el género ya estaba periclitado y las temáticas rozaban, si no entraban de lleno, en la mediocridad más absoluta. Todas las zarzuelas de temática “regionalista” son de apaga y vámonos, aún así siempre encuentras una aria que te deja clavado en la silla.
      Yo comparto tu opinión, pero no está, como tu mismo dices y yo reconozco, exenta de prejuicios, por una tradición muy ligada a una dictadura nefasta que la utilizó mal (como todo lo que tocaba) y para ensalzar unos valores de una España regionalista y moralista.
      Así, cualquiera no la odia, pero reconozco que en cuestiones musicales, encierra verdaderas maravillas, que todos aquellos que no han vivido nuestra penosa historia (si otras), cuando la escuchan, babean, por no decir nada de los jóvenes cantantes extranjeros que han descubierto un filón, hartos de cantar siempre lo mismo.

      M'agrada

  7. colbran

    Juanjo, Roberto Alagna no sólo ha cantado en recitales zarzuela y ópera española (por ejemplo “Marina”) sino también zarzuela iberoamericana, como la magnífica romanza “Preciosa”, de la zarzuela de mismo título. Tiene, además pendiente de grabación un disco dedicado íntegramente a romanzas de zarzuela, donde me imagino que incluirá el “No puede ser”, pero yo no tengo certeza de que la haya cantado en público.

    Al nombrar a determinados cantantes quise destacar nombres de relieve actuales de la cuerda de tenor. Lógicamente no los cité a todos, aunque omití uno que no me gusta cómo canta este género.

    Los nombres que cita son históricos, con la excepción de Carlos Alvarez y no entraban en mi valoración, en ese momento. Todos ellos fueron extraordinarios y supieron cantar zarzuela como muy pocos. Carlos Alvarez no lo tuve presente por ser barítono y yo me atenía a la cuerda de tenor, aunque omití citar esa concreción.

    Pues no, el día que yo ví a la Blancas sólo estuvo bien en “De España vengo” y en “Qué te importa que no venga!”, aparte del bloque revisteril. Esa fue mi impresión. Las dos romanzas de zarzuela las cantó con afinación y empuje, de modo muy superior al resto, donde pudo haber empuje pero no afinación y sí muchos problemas en la zona grave, por lo que tuvo que hablar, en lugar de cantar, en varias ocasiones. Y en cuanto a los números de revista, en la función que yo asistí, estuvo intencionadísima, picante a más no poder y sabiendo cantar como cantaban las cupletistas y vedettes de antaño, evdentemente todo gracias a las indicaciones de Emilio Sagi, pues sus conocimientos le vienen de familia.

    Dije que cantó “La tarántula” inapropiadamente, pues es una canción que en “La Tempranica” canta Gabrié, un niño de unos 12/14 años y si la canta una mujer debe adoptar la idiosincrasia de un niño y no la de una vedette a vueltas de todo.

    Efectivamente Angeles Blancas vocalizó bastante mal y, aparte de que se equivocó varias veces en la letra (al menos en mi función), no se la entiende demasiado, aún cuando conozcas la letra de memoria, como es mi caso .

    M'agrada

  8. Juanjo

    Gràcies Colbran.
    Permeten doncs que et digui que Bros o Jordi, dos tenors de l’actualitat, canten sarsuela amb asiduitat.
    No em constava que Alagna hagués cantat la Marina, però si així fos, estic segur que va cantar l’òpera i no la sarsuela original. En tot això deixem que continui posant en dubte, que aquest tenor interpreti fora de les actuacions a España, fragments de sarsuela.
    Un altre cosa. La Tarantula la pot cantar un personatge de 14 anys, però la intenció de la lletra crec que va ser molt encertada per part de la Blancas.
    Ha estat un plaer aquest canvi de impressions.

    M'agrada

  9. colbran

    Juanjo, cuando nombré “Marina” la incluí entre paréntesis como ópera española, no como zarzuela y, entre otros sitios, incluída Francia, ha cantado repertorio español en Puerto Rico, aunque únicamente fragmentos (tengo constancia en DVD).

    Los picores de “La tarántula” son el motivo para que el niño Grabié se marque un zapateado en “La Tempranica”. Que a tí te haya gustado que Angeles Blancas aplicara el texto a otro tipo de picores me parece muy bien; a mí también me hizo gracia, después de los tres temas que antecedieron, pero eso no obsta a que el sentido original de la canción estuviera tergiversado, para seguir con la tónica picante.

    Es cierto que no mencioné a Josep Bros ni a Ismael Jordi (que tanto me gusta) pero es que no quise ser exhaustivo, si no hubiera tenido que mencionar a Marcelo Alvarez y a bastantes más. Cité los tres que considero de mayor renombre.

    Para mí también ha sido un placer poder intercambiar nuestras impresiones, Juanjo.

    M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: