IN FERNEM LAND

LICEU: HOMENATGE A JOAN PONS


Joan Pons Liceu

Un desafortunado accidente de un muy buen amigo y habitual comentarista de este blog en el interior del Liceu y durante el entreacto, impidió a Joaquim ver la segunda parte de este homenaje, ya que trasladó a urgencias al accidentado -y a su esposa-, razón por la cual se me ha encomendado la crónica del citado homenaje. Desde aquí deseamos a nuestro gran amigo una feliz y rápida recuperación.

Puede que alguien considere que un homenaje no debe ser criticado con el mismo rigor que una función habitual. Yo no estoy de acuerdo, el homenaje debe ser aún más espectacular y emocionante porque se ensalzan las cualidades del homenajeado/a o de una importante efemérides y eso conlleva una infinidad de recuerdos y vivencias. Me vienen a la memoria los enclenques homenajes a Pedro Lavirgen y el del estreno en el Liceu de “Parsifal“, ambos en el Foyer del Liceu y no en la sala de las representaciones.

Joan Pons se merecía mucho más. Muchos más colegas debieron hacer acto de presencia, ya sea como intérpretes o simplemente como espectadores en el escenario, dando más calor al acontecimiento. Por otra parte todo fue muy pobre, con piano, sin orquesta…, ya sé que la del Liceu ha trabajado mucho en los últimos meses, pero se hubiera podido contratar otra. Faltaron ideas, parecía que se quisiera cubrir el expediente y…hasta la próxima. Sólo dos cosas me produjeron buena impresión: la proyección de un documental ya visto en televisión, donde aparecen Montserrat y Carlos Caballé, Plácido Domingo, Josep Carreras, Mirella Freni, Riccardo Muti, Antonio Parera Fons, Franco Zeffirelli, etc…, con lo que aparentemente sí se “cubría” el expediente de impensables ausencias, y la incorporación a la intervención coral final de no sólo el Coro de la Capella Davidica de Ciutadella (Menorca) -ciudad natal de Joan Pons– y el Cor del Liceu, sino de antiguos componentes de dicho coro, ya jubilados -una corista contaba 94 años, según me dijeron. Eso sí fue emocionante y original. El resto…
Como presentador tuvimos al omnipresente y por lo visto única persona disponible y adecuada en la actualidad para este tipo -y otros- de eventos Ramon Gener.
En líneas generales puede decirse que quien disponía de una voz más segura y saludable era el propio Joan Pons con seis intervenciones en total; a su lado destacaron Carlos Chausson, injustamente olvidado por el Liceu, y Dolora Zajick y a continuación Josep Bros en un “Pourqoi me réveiller?”, cantado con gusto. El resto…
Vamos por partes. Yo no sé si intervinieron los tres pianistas anunciados en el programa gratuito, desde mi localidad sólo identifiqué a dos, siendo la hija de Pons –Joana Pons– una de ellos. En dicho programa se anunciaba a la izquierda como participante a Jaume Aragall, no constando a la derecha ninguna intervención suya (?). En los pasillos se comentaba que ni había sido convocado. Digo lo que me dijeron y no he podido constatarlo.
Carlos Álvarez, cuya intervención estaba en principio prevista, tuvo que desplazarse a un teatro europeo para intervenir con carácter de emergencia en un “Don Giovanni”, cuyo protagonista había quedado sin intérprete, por lo que se recurrió al barítono de Cadalso de los Vidrios (Madrid) José Juián Frontal para sustituirlo.
El homenaje se dividió en dos partes y el público fue muy generoso en sus aplausos y vítores y muy parco en su asistencia. El Liceu no tenía cubierta ni las dos terceras partes de la sala. En el entreacto -al menos en el cuarto piso- las caras de los asistentes denotaban signos de frustración y de aburrimiento, la mía también.
Comenzó el espectáculo con la presentación y a continuación con dos fragmentos del oratorio de Théodore DuboisLes sept paroles du Christ” (1867), cantado por la Capella Davidica y teniendo como solistas a Joan Pons y Josep Bros. A continuación José Julián Frontal interpretó “L’orage s’est calmé” de “Les pêcheurs de perles” (Bizet) con más buena voluntad que resultado, acabando el aria con un regulador en pianísimo que fue lo mejor conseguido. Siguió un Simón Orfila -cada día que pasa más barítono y menos bajo- con una gran ostentación de volumen y de agudos atronadores innecesarios -salvo dos en “cannone!”, en una deficiente “Calumnia” de “Il barbiere” que mejor olvidé ya que no corresponde a su voz y es lamentable escuchar un aria tan extraordinaria en tan precarias condiciones. Siguió Joan Pons con una canción de su amigo Parera Fons -“Amics, germans”- cantada con mucha sensibilidad y emoción, pero cuya calidad intrínseca se me escapa. A continuación Carlos Chausson con una auténtica voz de bajo-barítono cantó e incluso “escenificó” una divertidísima versión de la difícil aria “Sia qualunque delle figlie” de “La cenerentola“, con suma maestría, dejando para el olvido las versiones que hemos visto desde el Met por Alessandro Corbelli e incluso en el Liceu por Bruno de Simone; en concreto uno de los pocos grandes momentos líricos de calidad de toda la velada. Apareció después un Fabio Armiliato con una voz descuadrada para interpretar un lamentable “Dio mi potevi scagliar” del gran “Otello” de Verdi; por lo visto pretende hacerse cargo de este rol que no le va ni en pintura. La primera parte acabó con la escena final del Cuadro 1º del segundo acto de “Falstaff” de Verdi, ópera con la cual Joan Pons ha pasado a la historia por méritos propios en cuanto a voz y de Giorgio Strehler en cuanto a interpretación escénica-, le acompañaron Frontal como “pálido” Ford y Josep Ruiz como Bardolfo y Chausson como Pistola. Ni que decir tiene que Pons destacó sobre el resto. En el descanso los comentarios eran absolutamente adversos. No se había cuidado el elenco, no se había cuidado el formato de homenaje, faltaban verdaderos amigos y colegas del homenajeado, no interesaban las voces -con las excepciones remarcadas-, no había orquesta, no había “feeling”…, en concretó Joan Pons se merecía mucho más. Su prestigio internacional a lo largo de más de 40 años de carrrera por los mejores teatros de ópera de todo el orbe, su asiduidad al Liceu, sus grabaciones en todos lo formatos, merecía un homenaje con más entidad. El Met hubiera hecho otra cosa, pero el Liceu nunca ha destacado en homenajes.
La segunda parte comenzó con el previo anuncio que Joaquim me hiciera del desgraciado accidente de nuestro amigo y comentarista y con la notificación de que lo que acompañaba a urgencias. Yo me quedé en el teatro un poco a desgana, pues me hubiera gustado acompañarles, pero luego pensé que si me quedaba podría relatarle cómo se había desarrollado la segunda parte y de este modo el podría confeccionar el post, pero me lo ha encargado a mí. Y quizás yo estoy siendo más duro que lo que él hubiera sido, pero es que este homenaje ha sido francamente lamentable.
Bien, comienza la segunda parte con el dúo “Invano Alvaro” de la dichosa “Forza del destino“. Joan Pons pletórico, seguro y con una voz en perfecta colocación, Josep Bros esforzándose en ser un tenor verdiano -cosa que le va a costar caro-, en un laudable afán de ampliar repertorio, pero cuando no se debe no se debe, ensanchando enormemente la voz e intentando demostrar unas aptitudes que no tiene para este tipo de canto, con lo que las notas agudas -que eran muy sonoras que conste- traducían ligeras oscilaciones, cosa que no sucedía en la voz de Pons. Seguidamente se pasó el magnífico -y demasiado corto- documental sobre la carrera de Pons -en la que incluso interviene su esposa- y se consiguió otro de los pocos auténticos momentos de calidad de la noche; todo un acierto. A continuación salió a escena una “juvenilmente” peinada y ataviada Daniella Dessi, guapa como siempre y con una figura más estilizada que el color azul de su atuendo favorecía elegantemente; su voz ha perdido pureza pero no volumen, si bien no controló con maestría el descenso a los pianísimos en un “Vissi d’arte” correcto pero que no guardaré en el recuerdo. Volvió a aparecer Josep Bros, yo me temía lo peor después de aquella apertura vocal de hacía pocos minutos, pero no fue asi; su interpretación del aria de “Werther” estuvo bien controlada y matizada y estoy seguro de que aún puede cantarla mejor. Le tocó el turno a la “incombustible” Dolora Zajick con un “Voi lo sapete” intenso y atronador que hubiera tenido más éxito si no hubiera añadido una coda al aria que cuando se canta en recitales o se graba en solitario no se añade; su voz ya no es tan clara como lo había sido y su dicción es infame, pero los arrestos y las ganas siguen ahí y me convenció. Apareció el matrimonio o pareja Armiliato/Dessí para interpretar un “Già nella notte densa” para el total olvido; Armiliato, aún más descuadrado que en el aria de la primera parte, impedía escuchar cómo Dessí intentaba con unos sonidos elegíacos paliar la descuadratura de su hombre, con lo que las voces no llegaban a unirse. Le tocó el turno de nuevo al homenajeado Joan Pons con otra canción de Parera FonsEscolta es vent” que aún estando bien cantada no llegó a interesarme y me aisló del teatro para pensar en otras cosas. Y aquí terminó -casi- la segunda parte de este deslucido homenaje.
Fueron apareciendo los coristas que ocuparon sus lugares, tanto la Capella Davidica como el coro del Liceu y algunos jubilados del coro, aparte de todos los solistas, pianistas (Joana Pons, Suso González y supongo que Verónique Werklé que desde mi butaca no llegué a ver) y directores de coro (Biel Barceló i Martí de la Capella Davidica) y José Luis Basso (del Cor del Liceu), entró también Ramon Gener que introdujo al Presidente de la Fundació Gran Teatre del Liceu Sr. Joaquim Molins que dirigió unas palabras al público y al homenajeado, haciendo hincapié en las autoridades presentes, con mención especial a las menorquinas que no quisieron perderse el homenaje a uno de sus hijos predilectos y finalmente le hizo entrega a Joan Pons de una reproducción en miniatura de una silla del Liceu, dentro de una caja granate desplegable. Hubo un aplauso general y se pasó a la interpretación del “imprescindible” “Va pensiero“, uniéndose a los coristas -entre los que figuraba un hijo de Joan Pons- todos los solistas que habían intervenido y creo que aquí se acabó todo, pues yo abandoné el teatro, lleno de preocupación por el accidentado y de aburrimiento por lo que fue y podiera haber sido. Si hubo algo más agradecería que alguien lo relatase.
El público fue excesivamente generoso ante tanta mediocridad, pero los aplausos y bravos prefiero considerar que iban dirigidos a Joan Pons y no a la calidad ínfima del homenaje. Joan Pons se merecía mucho más. Desde aquí mi más sincera felicitación a un cantante con una carrera gloriosa próxima los 45 años de actividad y que recibió el relevo de los grandes Manuel Ausensi y Vicenç Sardinero, para pasarlo a Carlos Álvarez, Àngel Ódena y Juan Jesús Rodríguez, por mencionar sólo a los más destacados barítonos “de la casa”.

35 comments

  1. Moltes gràcies Fede.
    Jo també crec que el Liceu no sap organitzar homenatges, o el Liceu d’ara, ja que si recordo el dels 25 anys de Caballé per exemple, molt més emotiu.
    El teatre hauria d’haver estat ple de gom a gom, l’orquestra i e cor del teatre haguessin hagut de ser peces fonamentals, i sobretot i una allau de cantants de la casa haguessin hagut d’estar asseguts a dalt de l’escenari, ja no dic cantant si no podien o volien, però si fent companyia en un acte tan merescut a un cantant tan important.
    No pot ser que tot quedi en un acte més aviat protocol·lari.
    Veient les grans absències ja em vaig imaginar que una vegada més el teatre no donaria la talla. N n’hi ha prou amb ‘entrega d’un record, s’hagués hagut de remoure cel i terra per tal de que sobre l’escenari del Liceu hi hagués hagut un caliu i una emotivitat extraordinària, i n cal dir a la sala.
    Malgrat tot em va saber molt greu perdre’m la segona part, ja que Joan Pons es mereixia tot el suport i l’estima del públic que va rebre tant de part seva, i també, no cal dir-h, perquè el motiu per el qual m’ho vaig perdre va ser per el llastimós accident de l’amic Josep, a qui desitjo tota la sort i una recuperació feliç.

    M'agrada

  2. ramon

    Jo també vaig marxar molt trist. Indigne per part dels seus amics…
    El Vídeo en altres circumstàncies hagués estat molt bé, però ahir no. Al GTL només hi havia en Toni Parera Fons a l’amfiteatre. Discrepo amb la qualitat de la seva música. Evidentment no és òpera, però arriba, i sobretot si la canta en Pons. IMMENSO JOAN PONS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    El Muti, molta lloança però només ve amb diners per endavant. A Palau 100 ve amb una orquestra de joves a més de 200 la platea. Què s’ha cregut? I el Carreras i el Domingo? Tan amics i tan lluny Per cert el programa anunciava Aragall, D. Gonzàlez i E. Serra que tampoc hi eren. I el Gener que se’n vagi a la tele amb tanta gracieta…

    M'agrada

    • En ningún momento discuto la calidad de la música de Parera Fons, le conozco piezas que me agradan, pero concretamente a esta “Amics, germans” -que estuvo impecablemente cantada por Joan Pons- su calidad se me escapó, no acabó de convencerme. Supongo que puedo decirlo. No hablo de todo el opus de este compositor, sino concretamente de esta canción.

      Por cierto que le otorgué erróneamente a Parera Fons la autoría de “Escolta es vent” que es de Josep Lluis Ortega Monasterio, durante cuya interpretación mi mente se trasladó fuera del Liceu, recordando el accidente mencionado en este post, señal de que no me sedujo demasiado.

      M'agrada

  3. Jan

    Sí, no va ser res de l’altre món, però el “Va pensiero” em va arribar molt. I sols per aplaudir-lo en ell ja va valdre la pena anar-hi. Estic d’acord que hagués millorat tot molt si hi haguéssin hagut cantants més reconeguts.

    Bravo Joan Pons!!! 🙂

    M'agrada

    • “Va pensiero” es un vals lento bellísimo, con una letra que en su momento resultó incluso revolucionaria, pero lo he escuchado tánto y tan bien cantado que anteayer, dado el “desinfle” general que me produjo un homenaje que hubiera tenido que obligarnos a secar las lágrimas, no me hizo ningún efecto. Me emocionó más ver a los ancianos coristas que se añadieron a los coros que la propia interpretación del famoso vals coral. Pero me alegra saber que consiguió emocionarte, lo mismo que a gran parte del público.

      M'agrada

  4. Raúl

    Tan de bo hagués pogut dir una altra cosa, però no puc més que dir que estic molt d’acord amb l’article. No vaig poder trobar ni de bon tros la calidesa necessària en aquests actes, tot semblava massa protocolari, especialment el discurs que va fer Joaquim Molins. Ahir per primera vegada em vaig avorrir al Liceu.
    S’han arribat a oferir descomptes de fins al 70% (tarifa especial T a la web, però no sabia el codi) en les entrades, es van omplir les llotges laterals de platea i amfiteatre amb el cor, suposo que hi va haver nombroses invitacions i ni així es va omplir el teatre.
    Sobre els cantants opino igual que l’article, però vull fer especial menció per Armiliato, per a mi clarament el pitjor cantant d’ahir (feridor fins i tot).
    Una llàstima.

    Bravo Joan Pons!

    M'agrada

  5. Oriol

    Primer de tot desitjar la recuperació d’en Josep i agraïr l’apunt al Fede en substitució del Joaquim.
    Jo també vaig trobar una certa fredor al teatre. Crec que l’acte no va estar a l’alçada com molt bé redacta el Fede. La qualitat en línia general no era per llençar coets però el que em va saber més greu és la falta com molt bé dieu alguns de grans cantants tan d’aquí com interncaionals que cantant o sense fer-ho haurien hagut d’assistir per retra-li l’homentage que es mereixia en Pons. Entenc que qui té contractes firmats de fa anys no pugui assitir però els que estan retirats,jubilats o com es vulgui dir no tenen perdó.
    Per acabar dir que el Pons tot i estar retirat és el que em va fer disfrutar més a nivell vocal i desitjar-li molta sort a la etapa de relax a Menorca.

    M'agrada

    • Tienes toda la razón, la voz con más salud vocal de ayer fue la del homenajeado.

      La ausencia de cantantes retirados que hubieran podido asistir se justifica porque o no quisieron hacerlo o se encontraban enfermos o el Liceu no quiso invitarlos porque hubiera tenido que pagar estancia y traslados, ya que a los homenajes se acostumbra a asisitir gratis. Supongo que en esta ocasión se ha mantenido la costumbre, pero eso no justifica la precaria calidad de la mayoría de los invitados que cantaron, salvo las honrosas excepciones que destaco.

      M'agrada

  6. demo

    Un homenatge molt “pobre” Joan Pons es mereix molt més.Un fort aplaudiment per a JOAN PONS i el meu agraïment per les bones actuacions que ens ha fet gaudir.

    M'agrada

  7. albertodossi

    Primer de tot, agrair a Colibran el seu comentari.
    Per sort, veig que en aquest blog les opinions dels experts coincideixen amb les meves: un homenatge molt pobre!
    En realitat, l’ocasio va ser molt bona perque es convertís en un homenatge al Liceu dels anys 70 i 80, quan el Joan Pons va cantar mes al Liceu. La presencia d’antics Meléndez del cor va ser una de les poques coses encertades. Però, com heu dit, faltaven (molts!) cantants de lepoca.
    Només dos apunts a afegir que augnenten la frustració:
    – que passa amb els abonats que vam comprar lentrada fa gairebe mes d’un any? El descompte d’ultima hora que? No aplica?
    – el discurs del Sr. Molins, lamentable:”vull agrair la presencia de les autoritats presents: secretaria general de la conselleria de cultura; regidora de cultura de lAjuntament de Ciutadella; alcalde de Ciutadella; consellera de cultura del Consell insular, etc…” Per mi, que s’haguessin quedat a casa!!!! El que calia presentar era a tots aquells exmemebres del cor i excantants que tant van fer pel teatre i pel Pons! El discurs em va recordar èpoques del passat…..

    M'agrada

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, el discurso del Sr. Molins fue lamentable, menos hablar de las autoridades menorquinas -con una mención general ya había suficiente- y más dedicarse a mencionar los jubilados del coro -que vinieron a rendir homenaje a su ex-compañero- por su nombre y apellido, haciéndoles dar un paso al frente o un enfoque,individual así como a los pocos colegas de la lírica que se añadieron al final (Dalmau González, Enric Serra…).

      No hay vuelta de hoja, ha sido un homenaje deslucido para una figura muy importante de la lírica como ha sido -y es- Joan Pons, aunque él es tan buena persona y tan agradecido que sé que se emocionó.

      M'agrada

  8. Joan

    Jo també penso que els homenatges són una altra cosa i que no es poden criticar amb el mateix rigor que altres representacions per tant és molt d’agair que els amics hi siguin. Per desgràcia dijous si bé estic segur que ho eren tots els que hi eren, no hi era cap dels que hi havia de ser: Caballé, Carreras,Domingo,Aragall entre els de casa nostra. Si el problema era de dates potser s’hauria pogut ajornar l’homenatge. Que el cartell l’hagin d’encapçalar Dessì-Zajic ( ben aviat a Suor Angelica, per cert) parla oer si sol. Per fer això més m’hauria estimat un darrer recital de Joan Pons que com bé va dir en Ramon Gener “ningú em sap dir perquè es retira aquest home.” Del que es va escoltar sobre l’escenari també em quedaria amb l’emocionant cor d’esclaus cantat pels membres i antics membres del Cor i esperant ja l’any vinent a Carlos Chausson al Barbiere i que no l’hagi de substituir a l’últim moment en Simón Orfila! Crec que d’aquest homenatge, com del recital de la Gheorgiu, també són possibles dues cròniques.

    M'agrada

    • Julià

      Si a l’ultim moment algú hagues de substituir Chausson al Barbiere aquest no seria Simó Orfila, ja que Chausson cantarà “Bartolo” i Orfila en tot cas faria “Basilio”. Apart, no crec que tingui agenda per venir a substituir a ningú, que extrany que treballi tant si es tan dolent, no??Quina manera mes barata de criticar al Simó! Informat bé abans almenys.

      M'agrada

      • Considero a Simón Orfila mucho más inteligente como para no caer en la tentación de interpretar el rol de Don Basilio que no es adecuado a su tesitura ni tampoco el Don Bartolo (aún es demasiado joven). Por su volumen,y cualidades vocales y por su presencia escénica es mucho más indicado para el rol de Fígaro que yo considero muy pertinente para su voz, si se atiene a la partitura original, como lo era Sesto Bruscantini, para mí uno de los mejores intérpretes del “barbiere” de cuantos tenemos referencia escénica o fonográfica.

        M'agrada

    • No sé qué otra crónica podría hacerse de un fallido homenaje, pero si tu lo dices…no una sino tantas crónicas como asistentes éramos al Liceu.

      Creo entender que tu eres fan de Ramón Gener, algo que en tal caso no comparto contigo.

      No creo que Carlos Chausson se haga cargo de Don Basilio, pues este rol es para un “bajo noble” (según Celletti) y el estupendo cantante aragonés es un bajo-barítono, muy centrado en los roles de basso buffo, por lo que le corresponde el rol de Don Bartolo, aunque yo creo que incluso hubiera podido ser en su momento un buen Fígaro, ya que fue estrenado por un bajo de sus características.

      M'agrada

      • Joan

        No,no vull dir una crònica emotivo-festiva que també és possible sense entrar en valoracions. I no sent fan de l’òpera en texans sí em sembla d’agrair que R.Gener hi fos desinteresadament.

        M'agrada

  9. albertodossi

    Per cert, aquells que en sabeu mes, que en penseu de lacompanyament pianistic? Per mi va ser una de les raons de la sensació de recital descafeïnat, perque no em va semblar que aconpanyessin i creessin latmosfera de les àries….

    M'agrada

    • En un homenaje lírico como Dios manda, en el que se interpretan arias, dúos y canciones, no creo que el piano sea lo más indicado -aunque sí lo más económico-, pero así pudo Joan Pons ser acompañado por su hija, lo cual debió serle muy satisfactorio y emocionante. Pero eso hubiera estado muy bien para las dos canciones, para el resto se precisaba una orquesta, aunque no fuera la del Liceu, por estar tan concentrada en una obra tan densa como “Die Walküre”. Eso si se hubiera querido hacer un concierto-homenaje como el que Joan Pons se merecía.

      M'agrada

  10. Les autoritats s’apunten a totes. I de franc. Per anar al Liceu a un homenatge i el que faci falta…a Roma, per exemple. I a sobre agraïts que hem d’estar de la seva assistència. D’això últim ja s’encarrega una altra ex-autoritat. Llegida la crònica doncs que galdós homenatge. I el que dius és ben cert: per quina raò un homenatge no pot tenir un nivell de qualitat en consonància amb l’homenatjat?

    Finalment, desitjar una ràpida recuperació a l’amic Josep i des d’aqui una forta abraçada. Ànims!

    M'agrada

  11. En primer lloc desitjar en Josep que es recuperi perfectament. Estic completament d’acord amb la crònica. Faltaven companys, anunciaven a uns que no hi eren (?) i faltava públic. El o els responsables d’organitzar això, que s’ho pensin. En Joan Pons mereix molt més.

    M'agrada

    • Julià

      Orfila es Baix- Bariton, i baix el meu punt de vista aquets papers de Rossini li van molt bé. I també pensan com jo segons veig tots els teatres que el contracten i el public que l’aplaudeix. Ara això si, respecto que a tu no t’agradi. I jo mai el compararia amb el Chausson ni amb el Pons, a mi m’agraden els tres i vaig a l’opera a gaudir, no a buscar errors. Es viu millor aixi, creume..

      M'agrada

      • Joan

        Doncs precisament per això, perquè el contracten, l’aplaudeixen i s’ha fet un nom amb no poc esforç (a la gent de la casa li és molt més difícil i sovint ha de demostrar la seva vàlua fora) espero que aquí, després del que vàrem sentir dijous, no falli el Don Basilio (que jo esperava fos en Chausson :-() i li facin cantar a ell. Encantat però de que sovintegi el liceu en rols més apropiats a la seva tessitura vocal. Aquí no es tracta ja d’errors puntuals sinó de concepció global del personatge.Però per a gustos els colors, és clar.

        M'agrada

      • “Il barbiere di Siviglia” contiene todo el abanico de bajos (en tiempos de Rossini no existía en Italia como tal la cuerda de barítono ni la de mezzo-soprano, eso ya funcionaba en Francia, pero Italia aún no lo había adoptado, es decir, en los teatros, las voces femeninas o de castrados eran sopranos y contraltos y las masculinas tenores y bajos). De este modo Fiorello, Ambrogio, Oficial de la Guardia y Fígaro eran bassi-cantanti (en la actualidad bajos barítonos o barítonos-bajos), Don Bartolo era basso-buffo y don Basilio basso-profondo o nobile. Almaviva por su parte está escrito para baritenor. En cuanto a los personajes femeninos Rosina era contralto y Berta soprano. Para el estreno en Francia y dado que no disponían de una contralto y sí de una buena soprano (Joséphine Fodor-Mainville), el propio Rossini realizó el cambio de tesitura en la partitura, pasando Berta por su parte a ser mezzo-soprano, para conseguir el contraste femenino en el maravilloso concertante del final del primer acto..

        Por consiguiente la voz de Simón Orfila (barítono-bajo o bajo-barítono) no es la indicada para el rol de Don Basilio, aunque cantantes como Ruggero Raimondi (su Don Basilio no es nada recomendable vocalmente), de tesitura dudosa, se hayan hecho cargo de este rol, no llegando a la categoría ni de Cesare Siepi ni de Nicolai Ghiaurov ni del extraordinario Giulio Neri, auténticos bajos sin discusión, por citar tres entre 1954 y 1991, a quienes he visto en vivo en el Liceu como Don Basilio.

        Los bajos de las óperas serias de Rossini (que de sus 39 completas constituyen el doble de las farsas o bufas) oscilan entre los bajos-barítonos y los bajos profundos.

        Me alegro del éxito internacional de Simón Orfila y lo comprendo porque en la actualidad hay muy pocos auténticos bajos y se recurre a los barítonos-bajos para cubrir roles de aquella tesitura. Le ayuda mucho su prestancia física y el volumen considerable de su voz, pero ya he expresado en el post mi opinión de su “Calumnia”.

        M'agrada

  12. SANTI

    Em va saber greu no poder anar a l’homenatge a Pons, però com que no hi vaig assistir no en puc parlar, ara el que si m’atreveixo a dir és que Orfila, de qui aprecio la seva veu de gran projecció, cada vegada és menys baix en contra del pas de temps que acostuma a consolidar definitivament les veus més greus.

    M'agrada

    • Julià

      ???????? Jo soc seguidor d’ Orfila desde que va començar al Liceu, i la seva veu es cada vegada mes greu i rotunda, sempre mantenint els aguts. Nomes hi ha que comparar els Puritans del 2000 amb la Linda di Chamounix de fa dos anys. Jo el noto amb la veu mes gran, mes greus i encara no te ni 40 anys. I si, m’alegro molt de l’èxit internacional que té!

      M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: