IN FERNEM LAND

The Domingo’s New Crossover


El més grans i ho tornaré a repetir per si no ha quedat clar, jo crec que Plácido Domingo ho és, es poden permetre fer capricis que tot i anar molt malament, no empastifaran per a res, ni el seu prestigi ni una carrera farcida d’èxits i reptes aparentment impossibles i finalment assolits.

Que un cantant d’òpera com Domingo hagi gravat discs cantant tangos, rancheras, les pitjors napolitanes mai gravades per algú o musicals de Broadway, no embruta una carrera gloriosa. Son capricis que es pot permetre i ara li ha tocat el torn a la copla o millor dit a la canción española, s’anomena Pasión Española (un títol no apte per nacionalistes perifèrics).

De bell antuvi sabíem que era impossible que ell s’apropés al gènere com havia d’apropar-se. Les característiques vocals de Domingo son tan marcades que és impossible que deixi de cantar a lo Domingo. És precisament per aquest fet que no m’ha agradat gens ni mica en la seva actuació del Tamerlano de Madrid, doncs ha malmès una partitura per portar-la al seu terreny. Però en la canción española ho pot fer i no passa res. No anirem ara a comparar Händel amb Mostazo o Monreal, oi?.

Certament la copla i la canción española són un gènere respectabilíssim que requereix d’uns codis d’interpretació especials. Models on emmirallar-se en Domingo en tenia molts, començant per la Piquer, la Marifé de Triana, la Lola Flores, el Miguel de Molina o el malaguanyat innovador, el ja desaparegut Carlos Cano, però Domingo fidel a si mateix, ha optat per cantar-ho a la seva manera. Decep el seu cant?, en regles generals a mi no. Sabia que em trobaria el mateix cantant de les rancheras o el dels tangos i la veritat, tret d’algunes incursions a les zones tenorils que no li escauen gens al gènere, la veu de Domingo no es mou de la zona barítonal, més aviat central i greu.

S’equivoca amb l’impostació que sona molt gutural, poc natural per les cançons que interpreta, però això és un fet consubstancial de la majoria dels cantants lírics, que no saben emetre la veu d’altre manera que no sigui projectant-la cranialment. Thomas Quasthoff és l’únic que cantant jazz, amaga els orígens lírics del seu important instrument.

L’estat vocal, per altra part és sa i la veu preciosa i vellutada com sempre, or pur, calidesa d’emissió, que enamora als oients del món sencer.

A la interpretació si que se li pot retreure el que es vulgui. Domingo no estripa, no es llança, no canta des de les entranyes del sentiment. Està massa fixat en la partitura. En cap moment sent el text com quan canta el segon acte del Otelo, per exemple, i això en aquest gènere és imperdonable. Les interpretacions queden distants, boniques però mancades del sentiment que si té Domingo quan canta el repertori líric que li és proper. Però Domingo sap comunicar malgrat tot i no fa el ridícul. Algunes vegades queda enverat i massa rígid, però a ell se’l escolta amb interès.

El desastre ve per un altre lloc i té un noms i cognoms, son dos dels tres orquestradors, començant pel popular Emilio Aragón i seguint pel pressumpte hollywoodià Juan J.Colomer.

Aquests senyors han decidit passar a la història amb orquestracions pretensioses, hollywoodenques, grandiloqüents i ridícules. Sincerament no entenc com Domingo no ho ha tirat enrere. A la copla tota aquesta parafernàlia li sobre, amb un intèrpret i sentiment ni ha prou, però aquesta banda sonora que tan aviat sembla que estiguis al mig del desert de Lawrence d’Aràbia, en un capítol de Curro Jiménez o en una pel·lícula de la Maria Montez, és el pitjor del disc.

Per tal de que us feu una idea, us deixaré el inici de la cançó que inaugura el disc, Falsa Moneda on Emilio Aragón ens deixa clar com enten la copla.

Després us deixo La bien pagá, on Juan J. Colomer no sap si optar per una orquestració a lo Roxanne en la versió Moulin Rouge o mirar cap a la MGM dels anys 40. És una llàstima doncs el Plácido m’agrada, segurament perquè fa un intent d’aproximació a Miguel de Molina.

I després us deixaré un trosset del tercer orquestrador, el més autèntic, Gabriel Fernández Álvez en la versió del “Porque te quiero”. Algú de manera despistada preguntarà, de quina sarsuela és això?. Finalment no em puc estar de deixar-vos el inici de “¡No me quieras tanto!”, on Emilio Aragón, fa tot els possibles per apropar-la a “Los remeros del Volga”, inaudit.

Disc prescindible?, si totalment, però divertit.

20 comments

  1. colbran

    Es tal el hechizo que produce la hermosa voz de Domingo que, aún cantando cosas que no le van, sucesivas escuchas de este disco me hacen aceptarlo poco a poco más y más. No me agradan los excesos tenoriles ni ese agudo hiriente del final del “Porque te quiero”, que a mí, aparte de alguna zarzuela de Alonso, me recuerda los pasacalles y marchinas de las revistas de Celia Gámez. Lo que no trago, efectivamente, son las horrosas y grandilocuentes orquestaciones, salvo algunas pocas: las de Alvez y alguna de Colomer. Las de Aragon son horrendas e indigestas.
    Yo considero que a Domingo no le hacía falta este disco, pero ya que lo ha hecho, ahí está. Veremos cuantas adhesiones y “detracciones” produce.
    Tenía que haberse fijado más en Miguel de Molina; registros sonoros hay suficientes del popular coplero (con la mayoría de las canciones de este disco) en los que hubiera podido encontrar el punto adaptable a su voz.

    M'agrada

  2. Bueno, no he escuchado el disco -salvo el fragmento que ha puesto Ximo- pero como la ignorancia es atrevimiento… No soy excesivamente “dominguista”, pero pensé que podría dar el pego y tener el estilo (en aquella cosa horrorosa de JM Cano cantaba algo parecido a una copla y no lo hacía nada mal). La copla tiene, por lo general, muy mala suerte en sus viajes a la modernidad o al clasicismo. Hace ya unos años, un tenor llamado Joaquín Pixan sacó un recital muy similar, y que me perdone si llega a leer esto, pero era espeluzante y dantesco. Lo más interesante en plan coplero-modern se lo he escuchado a Concha Buika, Falete y poco más.
    Lo de las orquestaciones hollywoodienses se lleva mucho, acordaros del disco latino de JD Flórez.
    Cuando haya escuchado el disco entero ya lo despellejaré a gusto 😉

    M'agrada

  3. Tosca

    Tenías razón me he quedado ojiplática i boquidilatada con tu comentario ¡!! Lo único que he sacado en claro es que la voz de Plácido sigue estando en forma y tan bella como siempre, ahí estamos de acuerdo y me alegro enormemente,pero yo ni me he divertido ni he podido pasar de la segunda copla del disco. No sé si será debido a la orquestación o no, pero me ha parecido una “placidada” innecesaria y gratuita ( cierto puede hacerlo sin que por ello quede mácula alguna en su carrera ) que servirá a su s detractores de toda la vida para hacer lo que más les gusta : cargárselo (cosa que a él le trae al fresco a estas alturas) , y a “ sus devotos fieles” para justificarlo como un divertimento más del maestro.
    Yo hago borrón y cuenta nueva, lo olvido y quedo a la espera de escuhar a “mi Plácido”, al que quiero y me gusta, en Valquirias.

    M'agrada

  4. kenderina

    Yo es que despues del “fiasco” de las rancheras, ya no me queda estomago para probar mas crossovers de Don Placido….espero y deseo que se divierta como un enano grabandolos y que le quiten lo bailao 🙂

    M'agrada

  5. teresa

    Jo crec que aquest senyor, directament, destrossa el gènere de la copla. Que ja bastant destrossat ha estat per les seves connotacions caspo-franquistas (de la copla vull dir, encara que…,en fi, millor deixar-ho…). En la meva opinió, la copla no es folklore en tecnocolor i bates de faralaes. Es quelcom molt més auster, visceral, des dels perdedors i la perdició, millor com més esencial i nua. Com exemples, Carlos Cano i el fantàstic disc Lágrimas Negrasde Bebo&Cigala. També Miguel Poveda, quan l’ha cantada, absolutament inmens. Vull mencionar al Vazquez Montalban, perquè a través d’ell vaig poder descubrir aquest génere, sense complexos.

    Per a mi, el que fa el senyor Domingo es emborronar totalment l’essència d’aquestes cançons. I, amb tot el meu carinyo al ximo, si se’m permet una provocació,…qué passa, que si ens toquen el Barroc, com és Ópera, ens esverem…però la resta que ho destrossin com vulguin?

    M'agrada

  6. Carme

    Ja, ja, ja, Emilio Aragón al piano i Domingo cantant, “Tarde de Cine” a TVE, només falta Carmen Sevilla. Seguiré el teus consells com a disc prescindible.

    M'agrada

  7. colbran

    Te guste o no, Teresa, estas canciones no fueron escritas ni para Miguel Poveda, ni para Bebo Valdés y El Cigala, ni para Carlos Cano, aunque consigan todos ellos VERSIONES memorables. Tampoco fueron COMPUESTAS, evidentemente, para Plácido Domingo y es notorio que éste no consigue ninguna creación.
    Fueron escritas para Conchita Piquer,para Miguel de Molina, para Imperio Argentina. Los tres eran cantantes del tiempo de la República que siguieron cantando después de la guerra…
    Es decir que el sabor AUTENTICO de la copla lo dieron esos nombres, a los que se pueden añadir Estrellita Castro y Antoñita Colomé (la dos de los tiempos de la República, también). Es decir que de fanquistas, en aquél momento no creo. Posteriormente se añadieron Lola Flores y Juanita Reina y las que se volvieron franquistas siguieron adelante después de la guerra y las/los que no (Colomé y de Molina) o emigraron (de Molina) o fueron postergadas (Colomé). Y he nombrado sólo las figuras esnciales.
    Esos cantantes copleros son aquellos a los que hay que recurrir para escuchar verdaderas coplas, pues fueron los que las estrenaron y los compositores pensaron en ellos/as para su composción.
    Lo que hacen ahora Poveda y compañia, siempre que canten los títulos clásicos, son ADAPTACIONES a su estilo. Las que los compositores creen para ellos serán SUS auténticas, por consiguiente no se puede despreciar a los creadores para ensalzar a los adaptadores. Otra cosa es que se diga que uno prefiere las adaptaciones a las creaciones y entonces yo ya no me meto. Yo siempre prefiero lo original a lo sucedáneo.
    Ah! y yo que he visto en persona Y SIN MICRO a la Piquer, a la Flores y a la Reina, puedo deciros que cantaban con batas de cola y faralaes y había apuestas sobre quién daba mejor el golpe de pie a la cola. Y, además, tocaban las castañuelas y, cuando no, movían unos enormes abanicos. Era parte ESENCIAL de la copla. Y éso que cantaban era precisamente COPLA.
    Que Plácido Domingo está fuera de estilo ya se ha dicho por todos y es verdad. El canta a su aire para quien quiera aceptarle.

    M'agrada

  8. Teresa sembla mentida que hagis començat a estimar la copla amb Vazquez Montalban i no anomenis a la Piquer, doncs la tenia a dalt d’un altar. Vols dir que e que t’agrada a tu és la Copla de tota la vida?. El fantàstic disc de Lagrimas Negras de Bebo Valdés y Diego Cigala, ja em diràs que té de copla, digues flamenco fusión, però en fi.
    Que Domingo no ho faria bé ho sabíem tots, però per gravar aquestes cançons i destrossar-les no posarà en perill la seva carrera artística, és un projecte privat on ell solet és llança a la piscina, en canvi en el Tarmelano no, primer és òpera, si òpera i és el gènere on porta més de cinquanta anys fent una tasca històrica, però a part no fa un recital de barroc o grava un disc de barroc, canta en una producció, en un teatre públic, amb diners de tothom, sota la direcció d’un director de prestigi en la música barroca i amb un equip de cantants especialistes que han dedicat anys i panys en l’estudi d’aquest repertori. El Sr. Domingo s’ho passa pel forro i obté l’aclamació dels seus seguidors. Lamentable.

    Comparar ambdós productes em sembla que està fora de lloc, el disc l’ha fet per divertir-se, el Tamerlano hauria de ser quelcom més seriós. Aquesta és, estimada Teresa la gran diferència.

    M'agrada

  9. Teresa

    Uff, vaja dos pesos pesants contestat-me…teniu raó tots dos en una cosa: jo no he anomenat als cantants primigenis de copla, però no perquè els menystingui en absolut. He posat el que m’agrada a mi, de la copla, la mena d’interpretacions que prefereixo personalment. I no son sucedanis, Colbran . Cada cosa té el seu temps, surgeix, es desenvolupa i evoluciona. Si no es així, es que allò està mort. I no és el cas de la copla. Si a l’inici la interpetraba maravellosament el Miguel de Molina, per exemple, que ara la canti el Miguel Poveda no es una “descafeinització” ni un sucedani, simplement es una interpretació d’un noi de Badalona d’avui en dia, sense peineta ni bano. Però que ningú em digui que Poveda no canta unes coples COMO LA COPA DE UN PINO !!!

    M'agrada

  10. colbran

    Teresa la evolución de la copla ha de realizarse con títulos nuevos, los clásicos suenan mejor como fueron creados.
    Pasa lo mismo con la ópera. Los nuevos títulos pueden ofrecer las evoluciones y avances que quieras, pero los clásicos han de cantarse siempre igual. Pueden variar las escenografías (el continente), pero no las partituras, ni el argumento, ni el texto (estas tres cosas constituyen el contenido) que son invariables.
    En cuanto a la copla clásica, puedes presentarla sin batas de cola, ni faraleas, ni castañuelas, ni abanico y, actualmente, CON MICRO, pero el texto y la partitura son invariables. En caso contrario, como una variante más, tendríamos que aceptar la interpretación de Domingo, con esas adaptaciones musicales y ese tono operático, pues sería otra forma de entender la copla y no es éso.
    Otra cosa es, como dije en el anterior comentario,
    que te gusten esas adaptaciones actuales, algunas muy conseguidas, pero yo prefiero esas canciones tal como fueron creadas, pues fueron fruto de una época, de una forma de pensar, de una moral que hoy día nadie tiene vigente. Para adaptarlas de verdad habría que variar el texto y ésto sería inadmisible. Que se compongan de nuevas y que los que las canten hagan lo que quieran con ellas.

    M'agrada

  11. Teresa

    Si, Colbrán, está muy claro lo que dices, tu visión de la copla. Pero de lo que explicas hay algo que quisiera preguntarte, sobre el ejemplo que pones, desde mi ignorancia. He oído decir que la ópera no se canta ahora igual que hace cien años. Obviamente, no me refiero a la calidad de las voces, sino al tipo de interpretación ¿es así?

    M'agrada

  12. Estupendas tus observaciones, Colbrán, estoy de acuerdo con lo que comentas. De todas formas, y hay que tomarlo con cierto humor, la Juana Reina de hoy día es Falete, al que vi en directo hace tiempo en un teatro, sin amplificación ninguna y con instrumentos en directo, vamos, tal cual hacían las copleras de entonces, y no tiene nada que envidiarlas en cuanto a manejo de mantones y faralaes, capa de maquillaje ni, oh sorpresa, voz. Cierto que las versiones de Poveda o Mayte Martín son maravillosas, pero en vivo, y también “a pelo” escuché a Concha Buika y ponía los pelos como escarpias.

    M'agrada

  13. colbran

    Teresa, las partituras de las óperas son las mismas ahora que cuando se estrenaron. Lo único que ha variado es la amplitud de las orquestas. Es decir Rossini hace casi 200 años ccmponía para orquestas de máximo 36 músicos y ahora sus óperas se interpretan con 60 músicos como mínimo, Pero la música interpretada es la misma ahora que entonces. En cuanto a la interpretación (yo sólo puedo hablar de los últimos 54 años) es cierto que los gestos y el movimiento escénico y las escenografías han variado, pero ésto es el continente de la ópera, el equivalente en la copla seria la bata de cola, los faralaes, las castañuelas, el abanico,…Pero el contenido, es decir, argumento, texto y música, es el mismo.
    Ahora, generalmente, no se abusa de las notas fijas tánto como antes, ni de los portamentos, pero éso corresponde al énfasis de la expresión y equivaldría, en la copla, a la diferencia que existe entre Lola Flores y Marifé de Triana cantando “María de la O”, por ejemplo, la segunda mucho más dramática e histriónica, pero cantando ambas el mismo texto y la misma música y ateniéndose al ritmo original de cuando fue compuesta.

    M'agrada

  14. colbran

    Salarino, me alegtra saber que aún hay cantantes que se atreven a cantar sin micro y que tienen voz y son respetuosos con las canciones clásicas de siempre. Pero para que este género siga vivo hay que componer nuevos temas para las nuevas formas de expresión.

    M'agrada

  15. joanpau

    Que es deixi estar de romanços i acabi la fantàstica carrera dignament, amb les òperes que li van i deixant-nos un bon gust de boca. Quina mania que tenen a llançar per la borda tot lo bo que han fet!
    Un cop retirat dels escenaris podria gravar tot allò que li vingui en gana. Tampoc cal gaire esforç per cantar aquestes coples i d’aquesta manera tan light, encara menys.
    Encara ens farà patir amb el Siegmund

    M'agrada

  16. julianen

    una frase del Antonio Amaya val mès que totes aquestes cançons que sonen tan falses si mes no escolteu al Bandera de Las Cosas del Querer un altre vegada

    M'agrada

  17. olympia

    Ximo,
    Es pot ser nacionalista català i sentir passió per la copla espanyola…o per la samba…o pel tango.A mi m’ha agradat sempre la copla.Abans acostumava a cantar el Romance de Valentía, ja veus.

    M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: