IN FERNEM LAND

LA GYPSY DE PATTI LUPONE


Sembla ser que la Patti Lupone, la gran diva actual del teatre musical a Broadway, tenia moltes possibilitats d’actuar a la temporada 2008-2009 del Gran Teatre del Liceu, suposo que en una sessió d’aquestes Golfes, però a la sala gran. No podria entendre, i ella menys,  que fos relegada al Foyer. Ella és una diva, LA DIVA.

El motiu que ens ha deixat sense la sensacional actuació, és que a la Lupone li van oferir el rol per excel·lència que tota actriu del teatre musical somia fer en el moment de plena maduresa de la seva carrera. La Mamma Rose de Gypsy, el mític musical de Arthur Laurents, Jules Styne i Stephen Sondheim, que va esdevenir des de la seva estrena, el 21 de maig de 1959 amb la més mítica encara Ethel Merman, potser el millor musical de la història, i sense cap mena de dubte el millor rol per una actriu-cantant.

La Lupone, tinc l’esperança que ens visiti més endavant, i ella de moment, per aquesta interpretació ha guanyat el Tony a la millor actriu de musical en la edició del 2008. Assolint amb aquest premi i aquesta interpretació, la consagració definitiva i unànime per part de crítica i públic.

Gypsy es basa en les memòries de Gypsy Rose Lee, la primera striptease. La protagonista del musical és la figura de la seva mare, la Rose, amb el seus somnis i ambicions per portar endavant a les seves filles i transmetre i fer realitat en elles, el que ella no va poder ser.

La Mamma Rose és un personatge ingrat, de fortíssima personalitat, que ens mostra una dissecció del món del espectacle i de les persones que en formen part, amb les ambicions, el egoisme, la tossuderia per mantenir-se sempre a prop del escalf del públic i del aplaudiment, encara que estiguem parlant de les formes més marginals, com és el món del vaudeville, on la Gypsy Rose Lee (Louise) i la seva germana Baby June, que esdevindria l’actriu June Havoc, comencen la seva carrera.

L’obsessiva mare Rose vol imposar la seva personalitat i la seva frustració personal, en la carrera i en la vida artística de la seva filla June, per sobre de la seva germana Louise. Quan June decideix fer la seva vida sense l’opressió de la mare, Rose es dedicarà en cos i ànima a fer de la Louise, inicialment relegada, una star.

Patti Lupone (Rose al revival de Gypsy 2008)

Patti Lupone (Rose al revival de Gypsy 2008)

A priori la Lupone és l’actriu ideal per protagonitzar aquest rol. Un rol antipàtic i de grandíssima personalitat, per una diva antipàtica amb grandíssima personalitat, com la Merman. L’exigència vocal està més que assegurada, doncs el torrent vocal de la Lupone, si no arriba a les cotes de la llegendària Merman, que mai va voler ni va necessitar el micro, és també molt notori.

Escoltant el CD del Broadway Cast Recording, he trobat a faltar una mica més de personalitat vocal, cosa que estic segur que en el teatre s’oblida, amb l’actuació abassegadora de Patti Lupone (el youtube que us deixo ho demostra).

Sense cap mena de dubte ella està per sobre de la Mary McCarthy que va fer la gira americana alternant amb la mateixa Merman quan després de 702 representacions, Gypsy va deixar Broadway per emprendre una gira pels Estats Units. També deu estar per sobre de la immensa Angela Lansbury que va protagonitzar la Rose a l’estrena a Londres (29 de maig de 1973) y a l’any 1974 en una reposició de 120 limitades representacions a Broadway.

Ni Tyn Dale, ni la seva substituta en la reposició de 1989 a Broadway, Linda Davin, varen deixar una especial petjada en un rol encara segellat amb l’empremta de la  Merman.

L’any 2003, Sam Mendes va dirigir en una polèmica versió amb un altre diva actual de Broadway, la veterana Bernadette Peters, que havia fet de Louise en la Gypsy de la gira americana de 1961 amb Mary McCarthy. La Peters va fer el primer intent de interpretar la Rose amb una visió diferent a la de la Merman i el fet de haver de deixar les representacions per una malaltia, va crear una certa polèmica en el món musical de Broadway. El revival va haver d’acabar abans del previst, havent recuperat tan sols, el 50% de la inversió inicial.

La Lupone va fer la primera aproximació a l’any 2006, interpretant a Rose, en una producció del Festival de Ravinia.

El cinema va fer una versió “desnaturalitzada” a l’any 1962 amb una excessivament glamorosa Rosalind Russell i Nathalie Wood com a Louise.

A l’any 1993 Betty Midler va fer una notable recreació de la Rose, sempre sota l’ombra de la Merman

L’actual reposició ha estat molt ben acollida i no tan sols per la interpretació de la Lupone, guardonada amb la màxima distinció del teatre americà. També Laura Benanti, que interpreta a la filla Louise, ha guanyat el Tony a la millor actriu secundaria i Boyd Gaines ( Herbie) al millor actor.

Les Crítiques americanes han dit:

New York Times – “Watch out, New York. Patti LuPone has found her focus. And when Ms. LuPone is truly focused, she’s a laser, she incinerates. Especially when she’s playing someone as dangerously obsessed as Momma Rose in the wallop-packing revival of the musical “Gypsy,” which opened on Thursday night at the St. James Theater.”

Bloomberg – “No matter how many times you’ve seen “Gypsy,” you arguably haven’t experienced it as fully as you may now on Broadway at the St. James Theatre. I think I have caught them all, starting with the legendary Ethel Merman in the premiere, but it is this one that has definitive written all over it.”

Wall Street Journal – “No matter how long you live, you’ll never see a more exciting or effective revival of a golden-age musical. Everything you’ve heard about Patti LuPone’s performance as Mama Rose, the stage mother from hell, is true — she’s so ferociously compelling that you’ll have to remind yourself to breathe between songs — but part of what makes this production so special is that the rest of the cast is just as memorable.”

Sun – “How does a director who worked on the original production of a classic, who literally wrote the book on it, allow scene after scene to collapse into mood-shattering mayhem on his watch? How does a glorified summer-stock presentation emerge with the energy and discipline of a Broadway hit, and the resulting Broadway transfer meander with the diffuse, undermotivated energy of summer stock?”

Variety – “But it’s her twin showstoppers that crescendo at the close of each act that cement LuPone’s performance as one for the history books. Lending credibility to Louise’s claim that her mother can make herself believe anything she dreams up, Rose re-gathers her composure after the defection of June (Leigh Ann Larkin), the daughter she has tried unsuccessfully to propel to stardom. Undaunted, she turns the setback into a cockeyed triumph in “Everything’s Coming Up Roses.””

Daily News – “Achingly awkward as the no-talent tomboy Louise, the luminous Laura Benanti believably sheds inhibitions and clothes to bloom into the poised peeler Gypsy Rose Lee. Leigh Ann Larkin, as June, shows off sharp comic chops and a shimmering voice. They make “If Momma Was Married” a happy-sad highlight. “

amNewYork – “Why is “Gypsy” back only five years since its last Broadway revival? Because (1) Patti LuPone is ready to play Mama Rose; (2) Arthur Laurents, who hated Sam Mendes’ revival, wants to redirect it; (3) Laurents and LuPone patched up their feud; and (4) “Gypsy” is the best musical. Ever. If “La Boheme” and “Hamlet” receive annual revivals, why can’t “Gypsy”?”

Newark Star-Ledger – “Gangway world, get off of her runway — Patti LuPone pulls out all the stops in her thrilling performance as the fearsome stage mama Rose in “Gypsy” and sets the Tony Award bar extremely high for every other leading lady on Broadway. “

USA Today – “It’s also campy and clamorous, by turns brighter and less buoyant than the version Laurents helmed off-Broadway last summer with the same principal actors. In that production, LuPone lent a disarming tenderness to Mama Rose, disappointing some critics who view the role as a test for an actress’s drama-queen aptitude.”

Post – “What’s special about LuPone is the unexpected shading and nuance – brassy one moment, grotesque the next, then pathetic, even tragic. Merman wasn’t much of an actress (though her voice could launch a thousand ships), but LuPone is, together with Lansbury, surely the most formidable actress ever to assume the role. And what a role – and what a musical. I like it more every time I see it.”

Associated Press – “But then, Laurents also wrote the book for the show, which is based on Lee’s memoirs. And what’s particularly exciting about this revival is the care with which those book scenes are played. Rarely, in musicals, do you see people of such depth and complexity.”

Los Angeles Times – “What distinguishes LuPone’s accomplishment is the fiery fusion of music and drama that she pulls off with seemingly spontaneous expressiveness. Speech slides into song as naturally as water returns to air, and the ensuing rainbow of vocal color is like the proof of some rarely observed scientific law.”

Hores d’ara quan s’escolta la genial música escrita per Jules Styne no queda més remei que dir, això si que és un musical i és que la partitura és definitivament meravellosa. Qualsevol comparació amb els Spamalots i les Mammas Mias (no vull ni esmentar els productes autòctons que ens ofereix la cartellera d’aquest any a Barcelona), em fa exclamar aquella frase que ja fa temps va anunciar de manera interrogativa en un post. Ha mort el musical?, avui, després d’escoltar el CD d’aquesta Gypsy trec l’interrogant i dic, SI, ha mort el musical.

M’hagués agradat saber quina música hagués escrit Stephen Sondheim el compositor inicialment previst per escriure la música i lletres, però que la Ethel Merman va rebutjar-lo dient que no volia arriscar una oportunitat com aquella amb un compositor novell. Les lletres i prou.

Sondheim hagués fet un musical fenomenal, però Styne va fer, el millor musical? Molts ho diuen.

Us deixo la interpretació que Patti Lupone va fer de “Everything’s Coming Up Roses“, l’electritzant final del primer acte, en l’entrega dels Tony d’aquest any 2008.

I ara una presentació meva, amb el final espaterrant de la Lupone en el final del segon acte, amb el “Rose’s Turn” i fotografies provinents del muntatge de Broadway.

[splashcast c VXSP8564QA]

Si voleu veure i escoltar la incontinència verbal de la Lupone en el seu speech, al recollir el Tony, premeu aquí.

Finalment us informo que en el excel·lent CD d’aquest revival, han incorporat 7 números musicals escrits inicialment per a Gypsy i que varen ser finalment rebutjats per “diversos i curiosos” motius.

7 comments

  1. colbran

    Yo conozco este musical desde 1959, cuando el capitán del buque “Habana”, muy amigo de mi padre, me lo trajo de USA por encargo mío. Años antes, en 1954, me había traído mis primeras óperas en LP: “La traviata” (Callas), “Rigoletto” (Capsir-Stracciari), “Faust” (Steber-Conley-Siepi), “Carmen” (Solange Michel), “Aida” (Tebaldi-del Monaco), “Tosca”(Tebaldi-Campora) y “La Bohême” (Tucker-Sayao). Yo se las había pedido todas por Patrice Munsel, pues acababa de ver “El hechizo de
    Melba” y pensaba que era la cantante más famosa del mundo. Pensad que tenía muy pocos años y aún no había pisado un teatro de ópera. El Liceu lo pisé por primera vez en noviembre de ese año 1954, atraído por la influencia de Mario Lanza, de Patrice Munsel y de las maravillosas óperas que me habían traído.

    Pues bien, cuando recibí “Gypsy” pensé que me había equivocado. Aunque ahora me parezca mentira, me costó mis buenas diez veces de escucha para que me agradara. En la actualidad, junto a “Show boat” y “Kismet”, es mi obra preferida. Y si tuviera que elegir entre una de las tres, me sabría mal por las otras, pero “Gypsy” la escogería primero.

    Además, la versión original la cantaba Ethel Merman, monumento musical de Broadway toda ella. Y con esta obra alcanzó el calificativo de mito, calificativo que ya no la abandonaría jamás.

    Y es lo que siempre digo, cuando los personajes son reales (“Wonderful town”) como en “Gypsy”, el compositor se siente mucho más inspirado y Jule Styne consiguió su mejor partitura, con la mejor obertura escuchada en Broadway y dos finales de acto de pura impresión. Aquí Ximo nos ha puesto los dos. El primero se ha constituido desde 1959 en el emblema del Broadway musical y el último es una auténtica aria de ópera.

    Patti Lupone, que me cae muy antipática, está sencillamente genial. No tiene las particularidades vocales de la Merman, pero interpreta texto y canciones como nadie. Hay que rendirse, se ha hecho con el rol. Desde el otro mundo Ethel Merman debe estar que rabia, o no, quizás está contenta de que alguien haya igualado, o quizás mejorado, su actuación. Sin embargo, puede estar bien segura que vocalmente no la mejorará nadie.

    Cuando he visto el final del primer acto se me ha puesto la piel de gallina, cosa que no me sucedía desde “Sunset Boulevard” con Betty Buckley. La Lupone ha encontrado el rol de su vida y no ha querido desperdiciar la ocasión. Cómo iba a venir al Liceu teniendo a mano este bombonazo!

    Por otra parte, la Lupone canta en la tesitura original, la de Ethel Merman, y se permite añadir unos agudos muy bien colocados. Angela Lansbury la otra grande de Broadway se bajaba la tonalidad, aunque hiciera una grandísima interpretación, pero a la Lansbury la prefiero cantando Herman (“Mame”, “Dear world”,…) o Sondheim. No obstante, aquellos que tuvieron la ocasión de disfrutar con la Lansbury en “Gypsy” cuentan maravillas…

    En esta ocasión Patti Lupone está acpmpañada por actores y actrices que son verdaderos cantantes y superan a los que acompañaban a la Merman en su estreno. Muy especialmente la Gypsy Rose Lee de Laura Benanti es sensacional, mientras que Sandra Church, que se las tuvo con la Merman, era muy poquita cosa.

    En este revival que casi suena a estreno, 49 años después del mismo, se han respetado las orquestaciones originales con 36 músicos, las tonalidades y tiempos originales y el autor del libro (Arthur Laurents) se ha permitido un cameo auditivo en la grabación comercial, interpretando al padre de Rose en el tema “Some people”.

    A mí las canciones suprimidas me gustan mucho, pero no son tan buenas como las que han permanecido en la partitura que se interpreta. No obstante la canción “Three wishes for Christmas”, que iba antes del striptease de Gypsy, me sabe mal que no fuera incluída. Su supresión se debe a que el número era muy espectacular y como precedía al gran momento de la actuación con striptease de la protagonista en el Burlesque, si se mantenía en la obra restaba importancia al climático e imprescindible striptease. No hay que olvidar que la auténtica Gypsy Rose Lee elevó el desnudo a la categoría de auténtico arte.

    Sus relaciones sentimentales, primero con Michael Todd y posteriormente con Otto Preminger (con quien tuvo un hijo) y un matrimonio intermedio dieron lugar a ríos de tinta en periódicos y revistas. Su imponente figura (1´73 descalza) y curvas, la hicieron famosa tanto en teatro como en cine, aunque en este último medio no encontró un verdadero hueco.

    A Gypsy Rose Lee se deben varias novelas policiacas (una de ellas llevada a la pantalla por
    Barbara Stanwyck: “La estrella del variedades”), una autobiografía y unas memomrias. Sobre estas memorias se concibió “Gypsy”.

    Al estreno del musical en 1959 asistió la auténtica Gypsy con su hijo y durante el espectáculo éste le preguntó cómo se sentía al verse reflejada sobre un escenario y ella contestó
    “como en casa” (“at home”).

    Perdonadme la extensión de este comentario, pero no sabéis cuánto me gusta este musical y especialmente esta versión. Estaría escribiendo y escribiendo. Ximo me ha dicho que incluso hablaría de Ewa Podles, pero ya habréis visto que no lo he hecho.

    M'agrada

  2. Puntualitzacions sobre el tema intens i magnífic del titular de la pagina i per el comentari del seu lector mes il•lustrat.
    1 – La Lupone ha estat una de les mes grans des de el bell principi aquí li fa veritable ombra a la Merman com al Sweeney semi escenificat amb el Hern li feia a la Lansbury, veure-la en directe deu ser una experiència que no s’oblida mai
    2 – Que bonic que just estrenada l’obra ja podem veure i escoltar moments estel•lars i gaudir de la col•lecció de fotografies com si ja haguéssim estat al teatre, o al menys amb la meva fantasia jo m’ho crec
    3 – El musical no esta mort, perquè la perfecció no mor mai, sempre que estiguin sobre aquest planeta les partitures meravelloses d’una cinquantena d’autors que han escrit ‘glorious tunes’ per quasi un segle sempre es podran reestrenar aquests títols com es fa amb Wagner, Shakespeare, Verdi, Brecht, Lorca
    4 – Si miro enrere crec que en els últims 15 anys s’han estrenat més musicals amb cara i ulls que no pas operes, si be no els podem considerar com obres mestres, molts d’ells son molt mes que correctes (Passion etc.). Si de estrenes d’òpera penso en aquests últims quinze anys, ai! La pobre opera la veig ben enterrada al Valle de los Caidos fent companya a aquell homenet tan afeccionat a la bona musica (militar)
    5 – Els dos comentaris mereixerien un rotund 10 si fos que els haguéssiu fet en una xerrada al ateneu del meu barri i ho pogués qualificar al meu blog. Perquè no ho feu algun dia?

    M'agrada

  3. Broadway Baby

    Avui m’he emocionat de veritat. He parat dues o tres vegades i he tornat a començar la visió d’aquest vídeo, que no coneixia.
    L’entrada magnífica i els brillants comentaris, com sempre a l’alçada. Colbran, ets una autèntica font de coneixements.
    Jo vaig veure a la Peters cantant la Rose. Em va deixar captivat, segurament endut per l’emoció de veure Gypsy a Broadway i a ella, un referent, una autèntica bestia escènica, que quan entrava per la platea, com han de fer totes les Rose, ja treia guspires, però no té res a veure amb la Lupone.
    Actualment no tinc cap possibilitat d’anar a New York, ni una, m’és totalment impossible i no sabeu la ràbia que em fa no poder veure això en directa.
    Julianen, el musical jo també crec que està mort, o millor, potser està terminal i l’òpera, aquesta si, des de fa molt temps, està morta i enterrada. Suposo que en Ximo es refereix a la creació de noves obres que es puguin situar a l’alçada dels grans musicals, com aquesta Gypsy.
    Algunes estrenes es van succeint, o sota els patrons de la música dels grans clàssics o apropant-se al terreny de l’òpera, on no acaben de ser ni una cosa, ni l’altre.
    Amb aquest Gypsy m’he animat molt. Poden gaudir de la Merman i la Lupone, no busquem quina és millor Rose. Avui ho és la Lupone. La Merman és un tòtem, una fita històrica, és la creadora del rol. Per a ella va ser escrit, s’adaptava com un guant a les seva manera de ser, per això la pel•lícula no acaba d’anar ni em rodes, amb una Russell allunyada, en tots els conceptes, del personatge i totes les altres actrius que anomenes, no varen fer res més que copiar-la, fins hi tot en els gestos.
    La Bernadette Peters i Sam Mendes varen fer enfurismar a tota la vella guàrdia, que veien en la seva versió, un ultratge a la memòria de la Merman i l’obra. Estupideses, sobretot per tots aquells que tan sols coneixem a la Merman en disc. L’espectacle en directa, interpretat per una fora de sèrie com la Peters, era sensacional, però això és un altre cosa. És molt millor.
    Gràcies per ser tan ràpid en penjar el youtube i en dedicar-li aquesta entrada a Gypsy i a la Lupone, que no és la primera vegada que anomenes. Tot i aquesta antipatia que dius que et produeix, es nota que l’estimes. Fas ben fet, No hi ha cap dona a Broadway, tan petita i lletja, que regni amb el seu nom il•luminat enlairat, al capdamunt de Times Square i això creieu-me, no és gens fàcil, molt poques ho han assolit.
    Finalment, em permeto suggerir-te que l’enllaç del altre youtube, amb l’entrega del Tony i el posterior speech, penso jo que no l’haguessis hagut d’amagar, és un altre moment molt emotiu, podries fer-lo més evident?
    Moltes gràcies Ximo.

    M'agrada

  4. Roberto

    Después de leer todas las críticas que mencionas en el blog se hace difícil, muy difícil, escribir sobre la percepción que tuve este pasado mes de agosto en el St. James Theatre en la ciudad de los rascacielos. “Gypsy” fue el primero de los 6 musicales que vimos este verano y al primero que acudí pensando que no encontraría entradas. Menuda sorpresa cuando no sólo no había problemas para conseguirlas sino que luego pude comprobar que al final habían resultado las más baratas de todas, anfiteatro a 75 dólares, cosa que no conseguí en ninguno de los otros teatros. Pero vayamos a la representación, que es lo que nos interesa. Partiendo de la base que el público americano es muy agradecido y los aplausos se suceden constantemente, a pesar de que hay veces que no se justifican, se podría decir que la función es todo un éxito, a pesar del tufillo de “dejà vu” que se desprende de la puesta en escena, ya que no hay ninguna novedad, ningún cambio importante digamos, en comparación con la vista en 1973 en Londres y han pasado ya…. Patti Lupone compone una Rose un poco sibilina, que utiliza todas sus armas de seducción para conquistar a los que la rodean… y también al público, que se deja embelesar por una serie de guiños que no vienen mucho al cuento. Vocalmente tiene toda la potencia necesaria que el papel requiere, pero… a mí no me puso la piel de gallina en ningún momento, como parece que ha logrado hacer con Colbran a través de su actuación en la entrega de los Tony. De las dos Rose que he visto en directo me quedo con la de Angela Lansbury, pero esto es algo muy personal. Del resto del reparto sólo destaca Laura Benanti que hace una Gypsy Rose Lee estupenda, aunque resulta un poco difícil creerla cuando hace de niña, pero su Tony es merecido. En cambio no me explico el porqué le han dado el Tony ¡al mejor actor! a Boyd Gaines cuando su actuación es poco menos que esporádica y sin ninguna relevancia. El St. James no presentaba un lleno total el día que fuímos y no puedo decir que se deba a que no es un musical “franquicia” de los que hoy en día llenan de gente joven los teatros de Broadway y West End, ya que la otra reposición que vimos “South Pacific” tenía la sala llena hasta mediados de noviembre y la pudimos ver gracias a una devolución que se produjo delante nuestro cuando hacíamos cola. Por cierto, sin lugar a dudas, fue la mejor de todas las vistas este verano a pesar de que su estreno cuenta ya con 58 años a sus espaldas. Sé de buena fuente que al menos uno de los habituales a este blog también asistió a una función de “Gypsy”, así que realmente me gustaría mucho conocer su opinión, para contrastarla con la mía, que imagino que a más de uno no le gustará. Para mí, este no es el mejor musical de la historia de los musicales, pero esa es otra historia…..

    M'agrada

  5. OLYMPIA

    Aquesta dona és el que en diem “una artistassa”. He mirat els videos dos cops. Jo, que al costat vostre, no sè res de musicals tot i que m’agraden, recordo especialment la Fantine de la gran LuPone.
    En Colbran corre el perill de ser segrestat per una societat secreta que vol explotar la seva saviesa. És un avís. No una amenaça.

    M'agrada

  6. Hola a todos desde Oxford (donde hace un sol de no creérselo). Os sigo menos de lo que me gustaría estas últimas semanas y se me han pasado varias entradas por los cambios de mi emigración anual, pero me tomo un respiro porque ya es hora.

    No sé, Roberto, nuestra experiencia este verano fue diferente. Supongo que va a días, pero cuando fuimos a Gypsy estaba realmente a parir. Yo tenía las entradas desde antes de que se estrenase, pero es que ya sólo quedaban las premium.

    También mi experiencia del show fue algo diferente. El matrocentrismo, en cine, teatro o musicales me llega muchísimo y Gypsy es, coincido con todos, uno de mis musicales preferidos. No sé si el que más. Lo que veo es que hay días que uno quiere lenguaje clásico y linearidad y hay días que no. Supongo que a los de ópera (a algunos) también os costaría elegir entre Verdi y Wagner o algo así. Pues depende. El texto de Sunday in the Park with George o de Chorus Line los siento muy personales, a pesar de que la música del segundo no me gusta tanto. Pero cuando fuimos a verla el año pasado fue un no parar de llorar todo el rato. Y así podría seguir.

    Lo que dices de los americanos como público es verdad. Pero yo creo que tiene algo de positivo. Vimos una producción de Aída que hasta yo me di cuenta solito de lo mala que era. Pues ellos tan encantados. Lo hablamos bastante: en Europa hay una ansiedad por enfrentarse al teatro como críticos (y en España se expresa más, para lo bueno y para lo malo). En los USA se piensa más en términos de pasar un buen rato. Y se responde de esa manera. Yo no he visto nunca público más agradecido que el de Seattle. Como dijo alguien, aquella Aída la ponen el Liceu y lo vuelven a quemar. Esta vez intencionadamente. Sí, ya se que por aquí odiais la de Mestres Cabanes (que por cierto Ximo, por razones complicadas acabará volviendo) pero aquello era infinitamente peor.

    Volviendo a Gypsy. A mí sí me emocionó. Soy fan de la LuPone más como actriz que como cantante. Lo que dice Colbran es cierto, tiene fama de antipática y lo es. Y la verdad es que tengo varios discos que no escucho con agrado. Creo que deberían gustarme, pero como que no me funcionan. Pero sin duda sobre el escenario me parece extraordinaria. No sé si es un papel desagradable como decís, pero es un papel muy bien escrito. LuPone juega a la comedia y a la seducción, hace la payasa pero sin pasarse. La noche que yo estuve Herbie estaba estupendo (pero claro es que no es un gran papel) y la Laura Benanti, Louise, realmente extraordinaria. “Little Lamb” nunca me había emocionado y aquella vez entendí por primera vez de qué va la canción. Supo ponerle un dolor muy intenso.

    Cierto que la producción era así así. Laurents, que es el libretista, no es un innovador del teatro y le gusta la linearidad. Pero también os digo que algunas de las producciones de los cincuenta si las viéramos ahora las rechazaríamos. A ver, Ellos y ellas (otro musical que siempre escucho con gusto) tenía unos decorados que, en las fotos, son bastante feos. E incluso los tan alabados de Camelot, pues no sé. En escena tenían que parecer diferentes, pero pelín kitsch en fotos. Hubo una era dorada de Broadway, pero los decorados no eran lo mejor.

    Lo que quiero decir es que la tradición de decorados inventivos no es la que da lugar a Gypsy. Y no me molesta que la producción sea pelín plana. Ella me pareció soberbia, entre otras cosas porque es una mujer inteligente y sabe en cada momento lo que dice. Cuando se trata del libreto (clásico) más compacto de la historia de Broadway, es importante no dejar escapar una frase.

    En cuanto al disco… yo sigo prefiriendo a Merman. Qué le vamos a hacer. Igual es una cosa de que cuando escuchas ciertas cosas en cierto momento se te quedan y pierdes el sentido crítico. LuPone es una actriz mucho más inteligente que Merman, sabe mejor lo que dice. Sondheim llamó a Merman “el perro parlante” (y por cierto también criticó a vacas sagradas como George Abbot)y uno puede ver cómo esto es verdad. Hacía “su cosa” ¿Preferimos energía e intensidad o inteligencia? Igual va a ratos. Pero yo no creo que Merman vista en el escenario me hubiera emocionado más que LuPone. Acabé incapaz de hablar.

    Por otra parte si hace cuatro o cinco años me hubieran preguntado a qué actriz me habría gustado ver en Gypsy, no habría dicho Bernadette Peters (es fácil ver que no era su papel, es una mujer perezosa y el Mama Rose hay que trabajárselo) y tampoco habría sido LuPone. Habría sido Betty Buckley que hizo Gypsy pero no llegó a Broadway. Una cosa que Buckley puede haber hecho mejor que LuPone (no la vi, pero la vi hacer Rose’s Turn en Londres en los noventa en un concierto)es el descarnamiento. La técnica en LuPone puede dar la impresión de frialdad. Es entrar en el rollo, pero igual lo que comentas Roberto se debe precisamente a que no es una actriz descarnada. Nunca se desnuda emocionalmente. La Buckley sí. O al menos sabe fingirlo.

    Pero lo dejo aquí que tengo deadline para mañana y ando retrasado. A ver si puedo pasarme algo más.

    Recuerdos a todos

    (por cierto, aquí se anuncia un A Little Night Music que tiene bastante buena pinta en la fábrica de chocolates. Y por supuesto LuPone ha declarado un par de veces en entrevistas que quiere traer Gypsy a Londres, así que ojo al parche. Al Liceu creo que no va a venir, Ximo, larga historia)

    M'agrada

  7. A queer…, faltaves tu, no he volgut fer cap comentari, sabia que un dia o altre ens parlaries de la teva visita novaiorquesa d’aquest estiu.
    De totes les coses interessants que dius m’he quedat amb dues coses: la Gypsy a London i la llarga història de la Lupone i el Liceu. M’acatxis!!!!
    A la resta, habituals assidus de les meves fixacions del teatre musical us agraeixo enormement la vostra contribució.
    He dit moltes vegades que el dia que In Fernem Land no tingui comentaris, el tancaré. Els comentaris que feu són enriquidors i extraordinaris, fomenten el debat i sobretot aporten diferents visions que és el que més m’agrada. Aprenc molt amb vosaltres.
    Jo, per poc que pugui, us seguiré donant peixet.

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: