IN FERNEM LAND

El 1er acte de la Die Walküre de Sant Joan, a les Arts


Palau de Les Arts

Ho he llegit quasi bé tot de la Tetralogia que s’està duent a terme aquest dies al Palau de Les Arts de València i de la que els amics infernemlandaires de Llevant, no paren de refregar-me pels nassos les excel•lències. Quina enveja!, tot i que no trigarem gaire a fer un pols de tetralogies i espero que estarem a l’alçada del repte que ens han posat.

Cròniques magnífiques i detallades, que en donen fe, com a mínim de la Die Walküre que avui ens ocupa, les trobareu (per ordre alfabètic) en els blogs de: Atticus, EsterMaac, Papagena, Titus.

Ja sabeu que jo no he tingut gaire sort amb aquesta Tetralogia, de la que tan sols he vist dues jornades, o en qualsevol cas, a mi no em va fer gaire el pes, sobretot l’any passat.

Si haig de fer cas dels “levantiscos”, he tingut mala sort, doncs les funcions que he presenciat, no han estat a l’alçada, tot i tenir un bon nivell, del conjunt general.

Avui us porto el primer acte, d’aquesta funció, gràcies a un angelet. Un angelet diferent al habitual, però també dolç, generós i cal dir que una mica inquiet.

He dit masses vegades que Zubin Mehta no m’agrada, no en aquesta Tetralogia, en general (alguna gravació seva com la famosa Turandot m’agrada molt). Jo a un director li demano quelcom més que un brillant lectura, doncs brillant no hi ha cap dubte que ho és. Dit això, em desconcerta el primer acte, que trobo massa tou, potser per no forçar gaire a Domingo. Segurament amb Kerl la direcció, al menys en els moments on ha de cantar Siegmund, era diferent. Temps molt morosos, pauses que si no es justifiquen per qüestions escèniques, tallen el discurs, bé, en general una direcció, sota el meu punt de vista poc wagneriana i en algun moment, sobretot en el Winterstürme, deficient, tot i que no sé de qui és la culpa.
El que m’ha deixat clavat a la cadira és l’entrada de Siegmund, amb una veu d’una contundència i vigor, impròpia d’un senyor amb la respectable edat de Plácido Domingo. Certament durant tot l’acte no està a la mateixa alçada. Domingo sempre m’ha semblat molt llest i espavilat i sap com ningú, utilitzant tota la musicalitat i sapiència dramàtica, passar de puntetes pels moments més complicats. Això ho volen fer tots, però no tots ho saben fer tan bé com ell. El que està clar és que mai s’escolta una veu d’un home vell, una veu gastada, no, això mai, tot i que al intens final del primer acte arriba amb les forces al límit i les notes en prou feines apuntades.

Eva-Maria Westbroeck

Eva-Maria Westbroek

Tothom està d’acord en qualificar a la soprano holandesa Eva-Maria Westbroek, com la revelació absoluta i la reencarnació de la nova Sieglinde. Un títol que fins ara portava la Meier heretat de la gran Rysanek. La holandesa recorda, al menys escoltada mitjançant els aparells acústics, en certs moments a la Waltraud Meier, amb una cert engolament vocal, com la mezzo alemanya, però és clar, am una zona aguda molt més rica i no per això perdent ni mica de projecció en el centre ni en els seus espectaculars greus. És curiós, normalment ningú parla dels greus dels cantants o de la mancança d’ells, fins que ens trobem amb un cantant, en aquest cas una soprano, que els té. Recordeu que aquest rol de Sieglinde, l’han cantat, a part de la Meier (una de les millors), la Mödl, un altre mezzo o a Regina Resnik en la famosa edició del any 1953 a Bayreuth, sota la magnífica direcció (lleugera) de Clemens Kraus, no us penseu que m’obsessioni amb Kna i no sàpiga veure o escoltar ningú més. No és del tot adequat que la Sieglinde la cantint les líriques, han de tenir un cos vocal molt important i no hi ha cap dubte que la Westbroeck el té, però també té moltes més coses. Un cop més es demostra que no ni ha prou amb una veu magnífica, ella interpreta i expresa amb un cant intens cada nota.

Si, a més a més tenim el Hunding de Salmimen, donant la ferotge maldat, molt més adient que el Pape liceista, direm que el primer acte, amb algun però vocal de certa defallença o precipitat oblit, és una absoluta i definitiva festa vocal wagneriana.

Entenc doncs la reacció dels amics que no paren de lloar les excel•lències d’aquesta funció, sobretot tenint en compte, que al natural, no s’aprecia de la mateixa manera que tan sols escoltant a casa la gravació.

Què ho gaudiu

Us deixo un “petit” tast amb Domingo i la Westbroeck. Si, si, allò que tant us agrada, no patiu, des d’una mica abans de “Der Männer Sippe” fins a “Du bist der Lenz”. Ràpidament entrendreu que a València hi hagin tants altars  dedicats a la Westbroeck i que encara no m’hagin tornat el reclinatori.

Si voleu baixar-vos el primer acte premeu aquí

11 comments

  1. assai

    Pues si que te lo perdiste, Joaquim, y no sabes cuánto lo siento.
    De todas formas me sigo quedando con Kerl-Westbroek, a ella le he hecho un altar con un reclinatorio papal y -como dice Atticus- las rodillas las tengo destrozadas de tanto arrodillarme, realmente me deslumbró.

    Una crónica muy tuya -y dale con el pobre Mehta qué te ha hecho el angelet- pero que me ha encantado

    Gracie mille!

    M'agrada

  2. ¡¡Gràcies Joaquim!!… y al “dolç angelet”, claro, que me consta que disfrutó esa noche un montón.
    Westbroek en grabación impresiona, pero te aseguro que en directo conmociona, ya no sólo por su impresionante potencia y bellísima voz, sino por su extraordinaria capacidad dramática, capaz de hacerle sombra al mismo Domingo.
    Yo me quedo con el 1er acto de Kerl-Westbroek, pero con el segundo acto de Domingo-Westbroek.
    Tranquilo por tu reclinatori que te será devuelto enseguida, porque directamente se le está acabando de construir a la Westbroek una capilla en el interior de Les Arts, que hay mucho espacio muerto disponible. Se le va a proponer a Helga que la temporada próxima el previo paso por la Capilla Westbroek, donde la voz de la holandesa sonará permanentemente, sea obligado para acceder a la respectiva butaca, así luego cuando cante la Voulgaridou a ver si sigue teniendo ous el agropijismo de aplaudir a semejante espantajo musical.
    Se os echó de menos.

    M'agrada

  3. colbran

    Yo soy (rara avis) de los pocos que les gusta màs los graves que los agudos. Eso no quiere decir que si un cantante tiene que acometer un agudo yo acepte que lo omita, no señor, pero que tampoco omita un grave y se vaya al agudo. Para mis oídos los graves son terciopelo y los agudos pueden llegar a ser puñales, según quien los emita.

    Este preámbulo es para decir a los lenvantiscos que esta Sieglinde es mayúscula, con un color de voz (al menos escuchado en la grabación) muy parecido a Waltraud Meier y con unos graves que me retrotraen a la gran Regina Resnik. A mí las Sieglinde me gustan así.

    Yo soy absoilutamente “dominguero” y, aunque Plácido está musical como siempre, al final de este acto parece estar un poco fatigado, pero me gusta. Estoy seguro que Torsten Kerl (uno de mis tenores favoritos actuales) estuvo más fresco vocalmente que Plácido Domingo, pero más muscal no y, además, es un actor un poco estático y algo patoso, con lo cual la inexistente dirección actoral de La Fura dels Baus le va de perlas, aunque este Ring de las Gruas es de difícil movilidad cante quien cante.

    Zubin Mehta no me gusta dirigiendo Wagner, lo siento; es una apreciación muy personal, discutible como cualquier otra, y a quien le guste su visión wagneriana no le pienso convencer; lo acepto aunque no lo comparto.

    De todas maneras me hubiera gustado estar en esta “Walküre” con o sin Domingo, las dos posibilidades hubieran sido de mi agrado, sobretodo para gozar de la cálida compañía de todos los habituales a Les Arts, comenzando por Assai y “husband” y todos los demás. Un abrazo muy fuerte a todos.

    M'agrada

  4. alex

    Noche mágica y a este paso dicho con la máxima admiración, Domingo va a enterrar a todos los tenores actuales que tratan de seguir su repertorio y de imitarle.
    Domingo es único y es actualmente un auténtico milagro vocal. Su final del 2º acto, fue extraordinario!
    ( Ya tengo entradas para Berlín y ver su debut de Simone Bocanegra ); artistas como él, no quedan practicamente hoy en día.

    Excelente el resto del cast, sobre todo la Sieglinde maravillosa que nos deleitó Westbroek .
    Fue una gran noche de ópera ( solamente Uusitalo, me pareció discreto como Wotan; voz opaca y falta de rotundidad)
    Estoy de acuerdo que Mehta buscó más la`parte estética y su dirección pecó de cierta falta de dramatismo

    M'agrada

  5. Estimada Assai, i ja saps que això no és un pur formulisme, doncs si, com totes les cròniques d’aquest blog, tenen la peculiaritat que són molt meves, absolutament meves, a vegades amb tot el que això comporta, però estic segur que tots els que ja em coneixeu, no m’ho tindreu en compte. Per altre part potser el problema que tinc amb Mehta, és precisament el que tu esmentes, que no m’ha fet res i si un director, a la Tetralogia, no em sacseja, doncs això, em provoca una sensació negativa. No diré mai que sigui un mal director, me’n guardaré prou com d’escaldar-me, dic que no m’agrada i continuo sent sincer amb vosaltres i amb mi mateix.
    En qualsevol cas, continuo tenint enveja d’aquests dies intensos que heu passat. Sou uns privilegiats.

    M'agrada

  6. assai

    Colbran, como siempre tus interesantes comentarios me dan la ocasión de disfrutar y aprender de lo que dices y de cómo lo dices.

    Comparto contigo la sensación de que también para mis oidos los graves suenan mejor, en el caso de la Westbroek son lo más cercano a una caricia. Sin embargo los agudos, qué dificil es que no acabe por asimilarlos a un grito. No sabes cuánto te eché de menos, el día que cantaron esos espectaculares lobeznos Westbroek-Kerl, sé que te habrían entusiasmado. Desde luego que tus conocimientos operísticos no se pueden comparar a los míos, por eso tu opinión sin duda tiene conocimiento de causa, seguro que hay muchos directores mejores que Mehta para Wagner, para mí por ejemplo Maazel, porque me pilla cerca, pero la verdad es que la orquesta bajo la dirección de Mehta en estos dos ciclos a mi me ha sonado muy bien.

    Joaquim, desde luego que si tus crónicas fueran de otra manera no serían tuyas, quién sería capaz más que tú de llamar a Mehta superficial (juas) eso las hace a la vez personalísimas y divertidísimas. Lo único que siento es que el Mehta de los ciclos que acabamos de ver haya sido sensiblemente mejor que el que viste en el Gotterdammerung, qué pena. No sé si te habría hecho cambiar de opinión, pero sin duda no la tendrías tan mala.

    Como siempre tengo que agradecerte tus post; son un regalo diario.

    M'agrada

  7. Gracias Assai, puestos a regalarnos los oídos, el regalo lo tengo yo con vuestra presencia y comentarios, o sea que todos contentos para empezar la discusión sobre Mehta, el superficial.
    Repito que mis apreciaciones sobre la creatividad de Zubin Mehta, no solamente se basan en lo oído el año pasado en el Siegfried y este año en el Götterdämmerung. Esta Walküre del día de Sant Joan me reafirma una vez más en ello, con un primer acto de discutible evolución dramática, aunque ello pueda ser debido al mimo al divo. Pero la Walküre desgraciadamente no la vi en directo, o sea que a parte de perdermelo, no puedo juzgarla de la misma manera, aunque lo que se oye, se oye.
    No, querida Assai, a Mehta ya hace tiempo que le he visto cosas en Barcelona que nunca me han electrizado mi espina dorsal, ya sabes que ese es uno de mis indicadores. Jamás con Mehta me he emocionado, a lo más que hemos llegado es a la impresionado, pero emocionado, no.
    Como bien sabes, hay gente mucho más preparada que yo para decir si es un buen o mal director, yo simplemente reflejo en el blog, lo que siento con lo que veo. No te digo yo que con un ciclo completo Mehta no lo consiguiera, no puedo hacer hipótesis sobre ello, lo único que puedo certificar es que, sea Verdi, Mahler o Wagner, lo que ahora me viene a la cabeza que le he visto dirigir en directo, nunca me ha convencido. Con sus grabaciones me ocurre lo mismo y en los conciertos esos del 1 de enero, cuando los ha dirigido él, lo mismo. Algún día puede que se haga la luz y aquel día no tendré ningún inconveniente en decirlo públicamente.
    Para no rememorar tiempos pasados y recurrir a aquello que ya no volverá, el concepto musical del Ring que he escuchado últimamente en manos de Thielemann, Welser-Most, Pappano o Rattle, me producen más vibraciones. He escogido un amplio espectro de directores, para no cerrarme en Thielemann que es el que más me pone (hablando del Ring, claro).

    M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: