IN FERNEM LAND

PALAU 100: ORCHESTRE DE LA SUISSE ROMANDE – MAREK JANOWSKI


En los años 50s del siglo pasado descubrí la Música: la ópera con “El gran Caruso” y la música sinfónica con la Orchestre de la Suisse Romande, dirigida por su fundador el genial Ernest Ansermet y mediante sus maravillosas versiones registradas por Decca, tanto de Beethoven, como Ravel o los músicos rusos, especialmente Stravinsky,…etc. El citado maestro Ansermet la fundó en 1918 y estuvo al frente de la misma hasta 1967. Está integrada por 112 músicos permanentes y no paran de efectuar giras por todo el mundo, aparte de sus grabaciones discográficas y retransmisiones por televisión y demás actuaciones en su sede de Ginebra.

Fue “mi” orquesta durante bastantes años, luego vino la Filarmónica de Viena con von Karajan, la Filarmónica de Berlín también con von Karajan,…y todas las demás. Siempre encontré que la Suisse Romande disponía de un sonido especial que la diferenciaba de las otras. Ahora al verla y oírla en vivo, dirigida por su actual director titular -desde 2005- Marek Janowski me ha parecido comprender por qué. Dispone de una sección de cuerda amplísima (8 contrabajos!) que ha inundado el escenario del Palau, llegando hasta los camerinos por ambos lados y algunos contrabajos han tenido que situarse en el segundo y cuarto escalón de la grada, en el lado derecho. La colocación de los músicos ha sido muy peculiar: la cuerda ha ocupado todo el escenario como ya he dicho, sobre el segundo escalón de la grada y en el centro se han situado dos flautas y dos óboes, detrás de ellos dos clarinetes y dos fagots, detrás dos trompetas y tres trombones (en la sinfonía de Schumann) y detrás de ellos el solista de timbales situado en la zona accesible más alta del escenario del Palau. A la izquierda de estos instrumentos, situados en dos niveles, han estado cuatro trompas y equidistantes al lado derecho los contrabajos citados. Todo ello desde la perspectiva del público.

Esta colocación me parece que ha sido muy estudiada para que la cuerda tan extensa quede equilibrada con el resto que no comporta un número elevado de elementos (18 en total), al menos tal como se ha presentado la orquesta en el Palau de la Música Catalana.

En líneas generales Marek Janowski ha optado más por el rigor que por la espectacularidad, motivo por el cual parte del público ha quedado insatisfecho y aún cuando la Suisse Romande ha tenido éxito éste no ha sido atronador y han escaseado los bravos. No obstante la orquesta ha regalado una propina deliciosamente interpretada que aún siéndome familiar no he podido identificar.

El programa ha seguido un orden cronológico de autores aunque no respecto al estreno de sus obras. Ha comenzado con la Obertura “Les Hébrides” de Felix Mendelssohn (1809-1847), también conocida como “La gruta de Fingal”-opus 26- que fue estrenada en Londres el 14 de mayo de 1832, bajo la dirección de su autor -que la había compuesto a raíz de la inspiración sugerida por un viaje por el norte de Escocia, durante el verano de 1829-. Es una pieza superconocida y muy agradable de escuchar y la Orquesta de la Suisse Romande la ha interpretado con unas sonoridades bellas y una placidez de ritmo que ha sido la dominante de casi todo el concierto.

El programa ha continuado con el hermoso concierto número 1, en Mi menor -opus 11-, de Fréderic Chopin (1810-1849), estrenado en Varsovia el 11 de noviembre de 1830, interviniendo como solista el pianista moscovita Boris Berezovsky, ganador en 1990 del concurso Tchaikovsky de Moscú. Este reconocido pianista es de una indudable pulcritud con el teclado pero no consigue del mismo un excesivo volumen, motivo por el cual -supongo- Marek Janovski ha obligado a que los instrumentistas llegaran por momentos al mínimo de lo audible. La versión ofrecida por Berezovsky ha optado por la expresión más lírica y menos espectacular, pero mucho más intimista. Ha habido momentos deliciosos como los “duos” entre piano y fagot. El último movimiento (Rondó-Vivace) ha sido interpretado con suma claridad y más energía, sin llegar a un volumen excesivo. A mí me ha parecido una interpretación convincente, pero el público aunque ha aplaudido insistentemente no ha llegado al bravo (faltaba Joaquim, aunque quizás tampoco hubiera “braveado”). No obstante a la cuarta salida el solista ha optado por un bis que creo que ha sido una pieza de Debusy, pero no puedo asegurarlo (Kalamar que también asistía me ha dicho que me lo iba a confirmar, pero en el momento que escribo esta crónica aún no he recibido su aclaración; no obstante podrá hacerlo como comentario o cualquiera de los “infernemlandaires” que lo sepa y desee comunicarlo). Se le ha agradecido el detalle cortésmente y de este modo ha concluído la primera parte del concierto. Los comentarios de algunos asistentes no eran excesivamente favorables.

La segunda parte se componía únicamente de la Sinfonía nº 4 -opus 120- de Robert Schumann (1810-1856), estrenada en su versión definitiva en Düsseldorf en 1853. Se suele decir que Brahms poseía el manuscrito de la versión original y que consideraba muy superior a la estrenada. La sinfonía ha sido interpretada de un tirón, sin intervalos en los tiempos, con lo cual nos hemos ahorrado unas cuantas toses. Aquí Marek Janovski ha sabido imprimir más contundencia a la orquesta, sin extralimitarse, consiguiendo a mi entender un buen resultado global que ha merecido una buena salva de aplausos y muchas deserciones por parte del inquieto público que se ha perdido la propina con la cual nos ha obsequiado.

Yo creo que el maestro Janovski no es partidario de las grandes “performances” y sí del rigor interpretativo que puede agradar más o menos, pero no deja de ser loable mantener tan alto nivel en todas las secciones de la orquesta, aparte de alguna indecisión de las trompas, siempre bien conjuntadas y sin que ninguna cubra el sonido de las otras. Me ha agradado mucho el nivel de contención de la cuerda en determinados momentos y en otros su expansión sonora con ese peculiar sonido propio de la Suisse Romande.

Para entendernos Marek Janovski no es Gustavo Dudamel ni pretende serlo y a quien le guste bien y a quien no también. Indudablemente a mi me gustaba mucho más el resultado que conseguía de esta magnífica formación suiza el mago Ernest Ansermet, pero sólo puedo juzgarle por sus grabaciones, pues nunca le llegué a ver en vivo, como tampoco al llorado maestro de Castro Urdiales Ataulfo Argenta que fue uno de los grandes maestros invitados de la Suisse Romande, con la que realizó varias grabaciones, y era amigo personal del gran Ansermet que veía en él su posible sucesor. La muerte inesperada e inexplicada de Ataulfo Argenta acabó con esta posibilidad. Sin embargo a Marek Janovski sí que le he visto y me hubiera gustado un poco más de exaltación en su modo de dirigir, con lo cual el respetable hubiera quedado más satisfecho, pero quizás éste sea el ritmo que pretende imprimir a las piezas escogidas para este programa y como se aparta de la tendencia a la espectacularidad sólo satisfará a unos cuantos. Yo no he quedado decepcionado en absoluto, me ha parecido una forma diversa de entender partituras tan conocidas.

26 comments

  1. Gràcies Colbran per fer l’apunt. M’hagués agradat venir, és clar, però a vegades el cos et demana quedar-te a casa.
    No sé si m’haguessin agradat les versions, però t’asseguro que escoltar aquesta orquestra, si, molt.

    M'agrada

  2. colbran

    He de hacer una aclaración. El pianista que figuraba en mi programa de mano era el que yo he citado, pero el que pudimos ver y escuchar era otro…

    Es decir unos programas llevabanla hoja correctora y otros no. Vaya gracia!!!

    Ya me extrañaba que en la fotografía luciera cabellera y en persona fuera “pelón”, pero como hoy día está de moda el rapado lo acepté como un cambio de imagen.

    Por lo visto en la hoja adjunta a determinados programas se indicaba que el pianista moscovita Boris Berezovsky no podía actuar a causa de una tendinitis, en su lugar actuaría el pianista argentino Nelson Goerner, nacido en San Pedro.

    Pues bien sirva esto como corrección. Por lo demás el comentario sobre su actuación es válido, ya que yo citaba la labor del solista, independientemente de su verdadera identidad.

    Gracias, Mariona, por aclarármelo.

    M'agrada

  3. Intuyo que me hubiera gustado. Mucha cuerda y poco Dudamel.

    Ansermet también era mi director, en mi caso porque era muy frecuente en un sello filial de Decca, Ace of Diamonds, baratísimo.

    M'agrada

  4. francisco

    El bis dado por la orquesta era de la musica instrumental Peer Gynt de Grieg.
    Lo que en cambio no he acabado de identificar y parece que nadie sabe es el dado por el pianista Nelson Goerner.

    M'agrada

    • colbran

      Gracias por la aclaración, Francisco, ya decía yo que me era familiar el bis de la orquesta.

      En cuanto al bis del pianista, a todos/as a quienes pregunté estuvimos de acuerdo en coincidir en que podría tratarse de una pieza de Debussy, pero hasta el momento nadie me lo ha confirmado.

      Un saludo.

      M'agrada

      • colbran

        Lamento tener que rectificarte. Una buena amiga ha podido cotejar una grabación “in situ” con otra discográfica y me ha comunicado que el bis de la orquesta no pertenece a la música incidental que Grieg compuso para el “Peer Gynt” de Ibsen, sino a la música incidental que Franz Schubert compuso para el drama de Helmina von Chézy “Rosamunde Fürstin von Cypern” (“Rosamunda, princesa de Chipre”).

        Bueno, ya tenemos uno de los dos “enigmas” aclarado.

        M'agrada

      • francisco

        No lo lamentes mas bien soy yo que te estoy agradecido por la rectificacion. Lo que es curioso es que se parecen mucho. Grieg se debio influenciar de esta melodia para componer la suya.

        M'agrada

      • Disculpad que me entrometa. Supongo que tocarían el andantino del Entreacto III, o al menos eso es lo que me hubiera gustado oir a mí… y tengo unas notas ya para una entrada, de modo que voy a ver si la saco pronto, no sea que se adelante alguien 🙂

        M'agrada

      • kalamar, estoy en todo menos donde tengo que estar, léase coro ruso, Met-Ory y en vuestra Suisse Romande, todo que podía haber sido y no fué. Así que ya ves 😉 Adoro esa pieza, y para la semana que viene le haré una página.

        M'agrada

  5. Colbran, un senyor darrera meu em va dir que sí, que era Debussy sense aclarir-me la peça, així que seguiré buscant quan tingui una estoneta.
    Bonica crònica i bonic concert! gràcies.

    M'agrada

  6. Ahhh! Una crònica excel·lent, Colbran. Ja m’estranyava que en Berezovsky tingués poca veu pianística perquè jo he tingut el plaer d’escoltar-lo “live” i a l’aire lliure -bé, protegit per l’escenari- i té unes mans suficientment poderoses amb el teclat del que sap extreure un so magnífic.
    Estic escoltant la preciosa peça que ha penjat en José Luis. Gàcies!
    I gràcies a tu Colbran que ens expliques amb luxe de detalls la teva vetllada mentre en Joaquim es relaxa que, de vegades, convé.

    M'agrada

  7. Josep Olivé

    Quin luxe de blog! Quan no està Joaquim hi està en Colbran!
    Desconeixia que Brahms tenia el manuscrit de la primera versió, que suposso és la de 1841 i que és anterior de fet a la segona i tercera sinfonies. I si tot un Brahms deia el que deia em quedo em les ganes de escoltar-la algún dia.
    Per cert, dius que es va estrenar el 1853 però en el programa de mà de l’OCB del concert n.17 consta el 1851. Es que va existir un altra versió?
    Efectivament, aquesta simfonia, a més a més de ser molt brillant i agradar-me molt (no tant com la segona però) ha de servir per a constatar que els estossecs en els temps morts entre moviment i moviment de les altres simfonies són (en la seva majoria) més compulsius que necessaris.
    He “navagat” una mica per a saber com va ser la mort de l’Argenta. Què trist…als 45 anys…i ja tenia un gran prestigi a l’extranger i amb orquestres de primera catagoria…i què rar tot, no? He parat de llegir quan he caigut a no sé quin lloc on es deia entra d’altres coses que la seva mort va ser merescuda per ser infidel. Buf, encara estem aixi! Mare de deu! Brutal!

    M'agrada

    • colbran

      Vamos a ver, con esta Sinfonía nº 4 hay un poco de lío. Cronológicamente le correspondería ser la segunda, ya que la compuso Schumann en 1841 después de la 1ª y la estrenó ese año en Leipzig como “Fantasía sinfónica” ,constituyendo un estruendoso fracaso, por lo que se vió obligado a retirarla después de la primera ejecución. Posteriormente la revisó en 1851 pero no la estrenó hasta 1853, año en que conoció a Brahms y posiblemente entonces le obsequiara con la fracasada versión original.

      Como la versión que se programa es siempre la revisada, el programa de mano que nos facilitaron indica que es de 1853. Lo que se señalaba en el programa que tú tienes es la fecha de revisión de la versión original que Schumann retiró de la circulación (confundiéndola con la fecha de estreno), pero que no coincide con el estreno de la versión definitiva que es la que es objeto de esta crónica y que tuvo lugar en 1853, salvo error.

      La muerte de Ataulfo Argenta, dentro de un coche, habiendo estado en compañía de un alumno, por asfixia, es un misterio cuya aclaración deben conocer sus herederos pero que se guardaron mucho de darla a conocer, cosa que considero muy equivocada, pues ha dado origen a que se especule desde todos los ángulos. Fue una verdadera pena, pues tanto Ansermet como Furtwängler lo tenían valoradísimo y contaban con él para su sucesión natural en las orquestas a su cargo.

      Que el caso Argenta fue de temática sexual ya nadie lo duda, pero las circunstancias y los motivos de su muerte siguen más oscuros que la boca de un lobo. Existen dos biografías publicadas, pero yo no he tenido acceso a ninguna de ellas. Dudo que en las mismas se aclare algo, de lo contrario no seguirían vivas las elucubraciones

      Murió el 21 de enero de 1958, es decir que ya hace más de 50 años, por consiguiente los accesos al caso ya están fuera de protección. Quizás alguien inquieto se interese por el tema y un día lo sepamos todo.

      M'agrada

  8. Glòria A.

    Quanto y a cuantos marcó la película de los 50 “El Gran Carusso” y es curioso que no la hayan pasado nunca por televisión, técnicamente no sería una gran película pero arrastró a muchísima gente joven hacia el interesante y apasionado mundo de la Opera, yo misma que la seguí por todos los cines de Barna siendo una romántica adolescente y por lo visto también a algunos de vosotros…..por otro lado también recuerdo bién a la Suisse Romande aunque fuese a través de la radio, en aquel entonces yo no tenía criterio técnico – musical ninguno, solo recuerdo que sonaba muy amenudo y que me quedaba embobada escuchándoles, gracias Colbran, es bonito recordar….

    M'agrada

    • colbran

      Como veo que nos hermana el amor a la ópera gracias a “El gran Caruso”, me ofrezco como buen hermano a facilitarte una copia perfecta de este estupendo film. Ya me dirás si la prefieres en inglés o en castellano. También la tengo en italiano, pero en caso de doblada aquí lo hacemos mejor. Seguramente no lo recuerdas, pero, aparte del estupendo Mario Lanza y de otras grandes voces de la ópera, podrás escuchar la deliciosa voz de Ann Blyth que de muy joven se dedicó a la ópera. En el film canta “The loveliest night of the year” y unas estrofas de “Under the bamboo tree” junto a Mario Lanza.

      Curiosamente un film tan popular com “El gran Caruso” aún no se ha editado en DVD ni en España ni en EEUU, pero sí en Brasil y en China (!).
      Hace muchos años la pasaron por TVE y no hace tantos por los canales de pago, de donde proceden mis copias.

      Espero me indiques el idioma. Para entregarte la copia ya habrá ocasión en el Auditori o donde sea.

      M'agrada

  9. Glòria A.

    SI, SI, SI….nunca podrás imaginar lo feliz que me haces, durante muchos años y hasta hoy mismo te podría repetir todas las escenas, arias de Opera y hasta los diálogos de mi más querida película que además tanto influyó en aquel entonces en mi vida, es muy largo de explicar, no te asustes no lo voy a hacer ahora…. recuerdo muy bien la delicada voz de Ann Blyth especialmente en la escena que lo lleva al restaurante italiano para la gran sorpresa! y por supuesto ese vals con esas miradas … Dios ! tengo la piel de gallina… creo que no sentí tanta envidia hacia la protagonista hasta que ví el lavado de cabeza de Robert a Merryl en “Memórias de Africa” pués Colbran acepto encantada tu estupenda oferta y te digo que si para ti es cómodo prefiero la copia en original supongo que es en inglés claro, ,aunque soy muuuuy mayor y no domino el inglés desde hace ya años que no aguanto el doblaje por bueno que sea, solo voy a los Renoir,( además cerca de casa ) pero a todo eso aceptaré de muy buen grado la que te sea más cómoda, gracias de nuevo,cuando la tengas lista ya me diás yo este año tengo el turno BM Domingo del Auditório pero cuando la tengas ya quedaremos donde mejor te vaya, cruzaré el Océano si es preciso…..!!! un abrazo.

    M'agrada

    • colbran

      Eso está hecho. Este fin de semana la copio. Tanto Mario Lanza como Ann Blyth tenían unas voces preciosas hablando. Te encantará en inglés.

      M'agrada

      • colbran

        Bueno, Ann Blyth aún la tiene. Nuna ha dejado de cantar. Abandonó el cine en 1957 con 28 años porque la engañaron en “The Helen Morgan Story”. Le dijeron que utilizarían su voz y grabó los play-backs y luego superpusieron la voz de Gogi Grant, cuando la auténtica Helen Morgan tenía su mismo registro de voz. Desde entonces no paró de hacer teatro musical (“The merry widow”, “Show Boat”, “The sound of music”, “The king and I”, “Kismet”,…Hace tres años le hicieron un homenaje en San Franciso (tengo la grabación). Fue con su hija y aún cantó a dúo con ella un tema de “Kismet”. Está igual que entonces, sus facciones y peinado son los mismos y su peso también, sólo que con unos cuantos años más…, pero no aparenta la edad que tiene.

        M'agrada

  10. Glòria A.

    Pués yo pensaba que solo cantó en esa película por exigencia del guión , pero si tuve claro que cantaba ella, siempre he presumido de notar esos detalles… yo no me perdía ninguna peli de ella,no tenía una cara perfecta, boca y orejas muy grandes pero tenía unos bonitos ojos y mirada muy dulce, recuerdas una peli que creo se titulaba “Vida de mi vida ” ? era un dramon de moco y pañuelo, y si no recuerdo mal ahora me viene a la memoria creo, “Siempre estás en mi corazón” con una banda sonora muy pegadiza,que te podría tatarear sin dudar, sonaba constantemente por la radio en “discos solicitados” pero que carca me estoy poniendo, mejor volver a la realidad que es la que manda, muchas gracias Colbran por toda tu informacion, me hace sentir algo de nostalgia pero me agrada y me siento muy afortunada , sabeis tanto los amigos de este blog…!

    M'agrada

  11. colbran

    Recuerdo muy bien “Vida de mi vida”. Hace un par de años la pasé en casa para unas amigas, pero “Siempre en mi corazón” no la interpretaba ella sino una soprano que se llamaba Gloria Warren y que hizo cuatro películas más y se eclipsó.

    Ann Blyth hizo todos estos musicales (te pondré el título castellano cuando lo tenga): “De tal palo tal astilla” (1944)-“Noche triunfal” (1944)- “Babes on Swing Street” (1944)- “Triunfó la juventud” (1944)- “Top o’ the mornin’ ” (1949)- “El gran Caruso” (1951) – “Rose Marie” (1954)- “El principe estudiante” (1954)- “Kismet” (1955)- “Para ella un solo hombre” (1957) y cantó canciones sueltas o fragmentos en “Alma en suplicio” (1945)- “Killer Mc Coy” (1947)- “Domador de sirenas” (1948)- “Katie did it” (1951) y “El mundo en sus manos” (1952).

    M'agrada

  12. Glòria A.

    solo recuerdo los titulos de Rose Marie – El Pincipe estudiante – El mundo en sus manos ( con Gregory P) y Alma en suplicio me suena mucho pero a ella no la recordaba en esa, siendo niña y después adolescente disfruté de mucho cine , dos películas en los cines de barrio con opción a repetir la sesión sin volver a pagar entrada y hasta recuerdo haber ido sábado y domingo era la distracción de los menos pudientes, y a mí me entusiasmaba, me hacia soñar aunque en realidad lo que más me atraia eran las bandas sonoras……. y es que la Música creo que nació en mi ya en las entrañas de mi madre, que siempre alardeaba que hasta llorando entonaba música….pobrecita.

    M'agrada

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: